viernes, 11 de septiembre de 2015

Los brasileños se despertaron con la certeza de que ya no hay forma de escapar de la crisis.

Dilma acelera el ajuste y busca financiamiento.
Por Alberto Armendariz, publicado por La Nación.

Tras la baja en la clasificación de S&P, pidió apurar los recortes; el real sigue en baja.

RIO DE JANEIRO.- Sensación de urgencia. Después de que la agencia calificadora de riesgo Standard & Poor's (S&P) sorprendió anteanoche al gobierno de Dilma Rousseff al retirarle a su economía el codiciado grado de inversión y ubicarla en el nivel especulativo, los brasileños se despertaron con la certeza de que ya no hay forma de escapar de la crisis.

Mientras el real profundizaba su depreciación frente al dólar pese a los esfuerzos del Banco Central por contener el valor de la moneda, la presidenta convocó de emergencia a sus principales ministros para pedirles que aceleren recortes de gastos y negocien con el Congreso nuevas fuentes de ingresos que eviten un empeoramiento de la situación.

Shockeada por la decisión de S&P, que ayer rebajó la nota de una treintena de empresas, Dilma exhortó a su gabinete a revertir la idea instalada de que el país enfrenta un "escenario catastrófico" y está "al borde del abismo".

Dilma pidió que, cuanto antes, se le presenten propuestas para reducir la cantidad de ministerios y suprimir empleados públicos innecesarios, llamó a analizar con lupa los programas sociales y subsidios para eliminar despilfarros, y destacó que está abierta a crear nuevos impuestos para equilibrar las cuentas públicas. La semana pasada, por primera vez en su historia, el gobierno envió al Congreso un proyecto de ley presupuestaria para el próximo año que prevé un déficit de unos 8500 millones de dólares, es decir un 0,5% del producto interno bruto (PBI).

Jaqueada por una impopularidad récord con apenas el 8% de apoyo, Dilma subrayó a los ministros la necesidad de mantener claro y unificado el discurso oficial: el gobierno reconoce que el momento es de dificultad, pero la presidencia está trabajando para superarlo. En el principal vocero del mensaje se convirtió el ministro de Economía, el banquero neoliberal Joaquim Levy, cerebro detrás del duro programa de ajuste que Dilma impulsa desde que inició su segundo mandato, en enero, y que es muy resistido por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y varios de sus aliados.

"Brasil es un país que no está al borde de una crisis. Es un país que se está ajustando a un ambiente mundial muy diferente. Había muchas cosas que se podían hacer en una época y que se hicieron, pero ahora no se pueden hacer más si queremos crecer. El gobierno debe y va a cortar gastos; más que los que ya cortó en otros casos. Tenemos que garantizar que Brasil sea un país seguro. La solidez fiscal es la base de nuestro crecimiento", repitió una y otra vez Levy, apodado "Manos de Tijera", en un agotador raid por todos los canales de televisión, desde la madrugada hasta la medianoche, para calmar los ánimos.

En tanto, como se esperaba, los mercados reaccionaron negativamente a la rebaja de la nota de S&P: no bien empezaron las operaciones, el dólar comercial se disparó un 3% y llegó a valer 3,91 reales. Ante el susto, el Banco Central intensificó su intervención y anunció dos subastas de moneda estadounidense a futuro, que llevaron al dólar a cerrar con una cotización de 3,85 reales, o sea un aumento del 1,34%. En la Bolsa de San Pablo, la volatilidad estuvo a la orden del día y, después de fuertes vaivenes, la mayor plaza bursátil de América latina acabó la jornada con una caída moderada de 0,33%.

De visita en Buenos Aires, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, buscó restarle importancia al downgrade crediticio de Brasil, aunque fue él mismo quien, en 2008, cuando el país adquirió ese grado de inversión, había afirmado que ahora Brasil era un "país serio".

"Es importante que se tenga en cuenta que el hecho de tener disminuido el grado de inversión no significa nada. Significa apenas que no podemos hacer lo que ellos quieren que hagamos. Tenemos que hacer lo que queremos hacer nosotros", señaló, desafiante.

Por su parte, los líderes de ambas cámaras del Congreso, que pertenecen al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), principal aliado del PT en la coalición gobernante pero cada vez más distanciado del gobierno, se lavaron las manos respecto de su responsabilidad en la crisis política que ha alimentado los problemas económicos. Tanto el presidente del Senado, Renan Calheiros, como el de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, que se han opuesto al aumento de impuestos para mejorar la recaudación, indicaron que fue el gobierno quien envió al Congreso una propuesta deficitaria para 2016.

JUICIO POLÍTICO

Mientras los líderes pemedebistas hablaban, medio centenar de legisladores de las mayores fuerzas de la oposición, lideradas por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), lanzaban un movimiento con una página web para recolectar firmas a favor de un juicio político a la presidenta (www.proimpeachment.com.br), como ya exigen varios grupos ciudadanos que han organizado masivas manifestaciones callejeras en los últimos meses, al acusar a la mandataria de ser la responsable política por el escándalo de sobornos en Petrobras. Formaron parte de la iniciativa, además del PSDB, el Partido Popular Socialista (PPS), Solidaridad (SD) y Demócratas (DEM), así como algunos legisladores disidentes del PMDB, como el diputado Jarbas Vasconcelos.

"La salida de la presidenta Dilma es inevitable. Es importante que el PMDB tome conciencia de eso para dar el ejemplo", dijo Vasconcelos, quien respalda que su partido abandone la coalición antes de que sea demasiado tarde y quede asociado al destino del PT.

Para quien fue el rival de Dilma en las elecciones de octubre del año pasado, el senador socialdemócrata Aécio Neves, con el empeoramiento de la crisis económica reflejado en la rebaja de la nota de S&P, la suerte de esta administración ya está echada. "El gobierno de la presidenta Dilma, a mi entender, pende de un hilo", afirmó.

S&P APUNTA A LOS PROBLEMAS POLÍTICOS
  • Standard & Poor's (S&P) podría revisar la perspectiva para la calificación de crédito de Brasil a "estable" si el país soluciona los problemas políticos que bloquean la aplicación de las medidas de austeridad, dijo ayer Lisa Schineller, directora de ratings soberanos de la agencia norteamericana.
  • S&P rebajó anteayer la nota crediticia de Brasil a grado especulativo con perspectiva negativa, en un duro revés para los esfuerzos del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff por recuperar la confianza del mercado y sacar a la mayor economía de América latina de una recesión.
  • "Esperamos que el gobierno brasileño, aunque tarde, entre en acción. A la larga, esperamos que mejore en cuanto a la situación fiscal", señaló Schineller. 
Por Alberto Armendariz, publicado por La Nación.--

Nota relacionada:
Brasil corre para contener el efecto cascada de la rebaja crediticia de S&P. "La rebaja de Standard & Poor’s anunciada el miércoles en la tarde sirvió como el recordatorio más reciente del dramático giro que ha sufrido la economía local ante la desaceleración de China, su principal socio comercial, que compra mineral de hierro y otros recursos del país sudamericano. Brasil obtuvo el codiciado grado de inversión de la agencia en 2008, un evento promocionado por los líderes de ese entonces como una prueba de que una nación que había convivido durante largos años con la volatilidad se estaba volviendo próspera y estable".
"La era de las vacas gordas no duró mucho. La rebaja de esta semana desnudó los inmensos obstáculos al crecimiento que algunos inversionistas pasaron por alto mientras la abundancia producida por los altos precios de las materias primas desataba una fiebre por invertir en los mercados emergentes". Por John Lyons y Paul Kiernan, publicado por The Wall Street Journal.


___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.