martes, 12 de julio de 2016

Tarifas de la canasta energética, un tema muy ríspido

Algunos datos, los subsidios al consumo fueron implementados por una ley de emergencia económica en 2002, en medio de lo que se considera la peor crisis en la historia moderna del País. Según se ha informado, las tarifas eléctricas se mantuvieron prácticamente congeladas desde 2003. Hicieron más daño de lo que se cree.
"Las tarifas de electricidad y gas fueron congeladas, mientras que los precios de los combustibles líquidos fueron vigilados y sometidos a las presiones características de la gestión kirchnerista. La exportación de petróleo crudo debió pagar un derecho móvil que mantuvo el precio interno en un valor fijo, siempre muy por debajo del precio internacional. Mientras el país tuvo saldos exportables esta política aportó recursos al fisco, pero los precios en boca de pozo quedaron rezagados, lo que desalentó la exploración y la producción. Lo mismo, pero con mayor gravedad, ocurrió con el gas.
La consecuencia fue que las inversiones se desviaron hacia a los países que reconocían precios a los del mercado internacional o cercanos a éste" (La Nación).
A luz de velas
Foto: "A luz de velas", de Jorge S. King ©Todos los derechos reservados
Durante uno de los fatídicos cortes de 2012
La importación de petróleo, gas y combustibles líquidos creció de manera sostenida, de igual manera, paralelamente cayó de la producción nacional. Desde 2011 Argentina dejó de ser exportador neto de energía y la producción tanto de petróleo como de gas natural declinó desde 1998 y 2004, respectivamente.

Por todo ésto y acciones gubernamentales poco transparentes de años, el sector energético argentino está atravesando complicaciones muy serias, difíciles de dimensionar y entender claramente para el común de la gente.

Sin embargo, cualquiera con información, y algo de entendimiento en la materia, desde hace tiempo comprendía que no había ni hay otro inicio de camino que recomponer precios y tarifas, y a la par dejar de subsidiar el consumo.

Hay que informarse correctamente, el problema energético que tenemos es mayúsculo, y los entendidos señalan que por su magnitud el Gobierno ni el Estado, sin inversiones extranjeras, y locales, no lo podrán enfrentar adecuadamente.

Muchos están esperanzados en la llegada de las inversiones externas en el País, como si fuera la varita mágica que nos solucionaran todos los problemas prontamente. Pero realidades son realidades hoy el mundo está más necesitado de vender que de invertir, y en éste País se deben restaurar y hasta crear las condiciones de seguridad jurídica y estabilidad para poder convocar esas inversiones.

Nadie vendrá a meterse en un problema, si en cambio a ganar dinero en un marco seguro y con certidumbre. ¿Que haría Ud. como inversor?.

Pero las inversiones por si solas no alcanzan, se necesita de un plan maestro integral para el sector energético argentino, de amplio espectro, que aborde distintos frentes y que incluya racionalizar la demanda de energía y establecer una legislación clara en términos de política ambiental.

Queda claro que estamos en un escenario complicado. Todos debemos colaborar de alguna manera, comencemos por ahorrar energía, seamos responsables, exijamos responsabilidad y transparencia. Para el futuro elijamos mejor a nuestros representantes y seamos buenos auditores de la administración del País.

Tengamos memoria, no olvidemos nada y exijamos justicia. Que Tata Dios nos ayude.-

Todas las fotografías con Todos los derechos reservados por Jorge S. King© 2006-2016 Absténgase de utilizarlas

Post relacionados:



___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.