sábado, 4 de agosto de 2012

La fortaleza de un buen espíritu

Foto de EFE - Visto en Canchallena
LONDRES.- Al sudafricano Oscar Pistorius el sueño se le hizo realidad. El hombre que corre con dos prótesis en sus piernas se convirtió en el primer atleta discapacitado que compite en el atletismo olímpico: salió segundo en los 400 metros, con un tiempo de 45s 44/100. En el estadio Olímpico, vestido con los colores amarillos de su país, fue una de las grandes atracciones de la jornada.
Por Alejo Vetere - Canchallena - La Nación.

Realmente un ejemplo de superación el Sr. Oscar Pistorius.

2 comentarios:

  1. Jorge: a mí me parece muy bien que él sea atleta, pero la verdad que no estoy muy de acuerdo que juegue en los olímpicos porque, con la tecnología de hoy, debe tener ventaja. Por supuesto que no entiendo nada, pero hoy leí -lo que me confirmó en la opinión- que hubo mucha polémica y oposición sobre si debía o no ser aceptado.
    Incapaz de resumir las razones pero eran justamente esas, que el material de sus aparatos -creo- le otorgaba ventaja en la velocidad.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Querida Hna Josefina, es cierto, hubo polémica, pero finalmente se lo aceptó. Creo que lo que hay que destacar es el espíritu de superación que tiene el hombre. Es un asunto de fe, no se si él profesa alguna religión, pero es indiscutible que cree en si mismo y seguramente con mucho esfuerzo ha superado sus limitaciones.

    Considero que es eso lo que debemos valorar, el espíritu de superación ante la adversidad.

    Un fuerte y afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.