viernes, 20 de julio de 2012

Malevo, entre los mejores amigos

Malevo, entre nuestros mejores amigos, también fue saludado con mucho cariño en éste día del amigo. Es el seguidor, tipo sombra de mi Papá.

Malevo
Foto: "Malevo" ©Todos los derechos reservados

Llego siendo cahorro, todo lastimado, se lo encontró en ese portón, de lado de afuera, con un tajo un poco arriba del anca que hasta mostraba el hueso, y si se hurgaba la herida, capaz que se le veía el caracú. Las manos solidarias de un vecino lo levantaron y lo llevaron a una veterinaria para ver que se podía hacer. Allí lo cosieron y lo medicaron.

Estuvo mucho tiempo en un cajón en un rincón donde se guardan los útiles del jardín. Y el bondadoso de Tata Dios lo sacó adelante. Cuando estuvo más enterito se lo llevó a que lo vacunen y luego el bicho se encariño con todos los que vivimos aquí y se quedó.

Cuando mi Papá salía a pasear por el jardín, Malevo venía y le hacia de ladero. Cuando Don King se sentaba en algún lado a descansar o a charlar con alguien, el perro se sentaba a su lado y le ponía el hocico sobre una de las rodillas y ahí se quedaba.

Al perro no se le puso nombre al principio, se lo llamaba Perro, directamente. Pero un día estando sentado en compañía de él, mi padre notó que cuando se acercaba alguien conocido por su mal carácter, el perro hacía un suave y leve gruñido.

Una vez el del mal carácter lo escucho y dijo: "parece que ése es malevo", y ahí le quedó el nombre. Probamos y respondía sin ningún problema. Todo el mundo lo llama Malevo desde entonces. Y le va bien el nombre porque es bien guardián y no responde bien con desconocidos.

Con el tiempo se fue ganando el cariño de todos. Y él demostró muchas veces su afecto. Por ejemplo, cuando mi padre estuvo internado en el sanatorio del barrio, el perro se acomodó cerca de la entrada y allí estuvo hasta que volvió Don King. 

Nosotros íbamos y volvíamos esos días, y Malevo, ahí nomas estaba, no se quería mover. La primera vez que mi padre pudo dar una vueltita por el jardín, el perro fue el primero en venir a saludarlo con una alegría increíble, parecía un cristiano, nos emocionamos todos.

Después de semejante muestra de cariño, está entre nuestros más queridos amigos. Hoy lo saludamos como se merece.

Todas las fotografías con Todos los derechos reservados por Jorge S. King© 2004-2012 Absténgase de utilizarlas.

2 comentarios:

  1. ¡que linda historia jorge!

    ResponderEliminar
  2. Así es Hugo. El animalito éste siempre nos sorprende, como les digo, parece un cristiano que permanentemente demuestra su agradecimiento.

    ResponderEliminar

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.