martes, 26 de marzo de 2013

La inseguridad nos tocó bien de cerca hoy, la asaltaron a mi Madre

Hoy fue uno de esos días que uno prefiere olvidar. Primero me cuentan del fallecimiento de un compañero de trabajo, un amigazo de fierro, de la vieja guardia, que lo venía peleando al cancer que lo hacía pasar tan malos momentos.

El que me digan que dejó de sufrir no es consuelo, Rezamos por su descanso y por su señora e hijas. Siempre estará en nuestro recuerdo.

Está tarde me puse a bloggear, como ejercicio de distracción, para tratar de pensar en otra cosa. Cerca de las 20:00 hs. tocan el timbre y me avisan que la habían asaltado a mi Madre. Es muy feo, casi quede patitieso, pero reaccioné bien.

Mi viejita querida es un roble, a sus 82 años anda por todos lados con sus compras y lo que tenga que hacer. Se había ido hasta el supermercado de la otra esquina a hacer una comprita de último momento, y en el mismo dintel de la entrada del supermercado, un delincuente le arrancó la cartera y huyó.

Gracias a Tata Dios no pasó más de un fuerte susto, no la lastimaron ni nada. Ella se quedó ahí petrificada, la ayudaron las cajeras del supermercado y me avisaron. Cuando llegué estaba la policía y con sumo cuidado y respeto, lo destaco, la interrogaban.

Bueno, demás está contar todo el trámite de ir a la seccional de la Policía a hacer la denuncia. A partir de mañana vendrán todos los trámites por el tema documentación, tarjeta, etc.. La verdad todo un mal momento.

Pensar que Santiago del Estero durante décadas tenía la fama de ser un lugar tranquilo y pacífico. Pero la realidad es otra, desde hace ya muchos años estamos en un estado de indefensión, la seguridad ciudadana es una materia que la deben y no se ve que hagan mucho por aprobarla.

Hoy nadie puede decirme que la inseguridad es sólo una sensación. La inseguridad nos tocó bien de cerca hoy, la asaltaron a mi Madre.

Me han enseñado y he aprendido a no despotricar en caliente, el enojo no es buen consejero. Por eso termino éste post aquí, sólo repito que gracias a Tata Dios no le pasó nada.

2 comentarios:

  1. LO SIENTO JORGE.

    PERDÓN POR DECIRTE UNA OBVIEDAD: GRACIAS A DIOS NO LE PASÓ NADA A TU MADRE, SALVO EL SUSTO Y LAS MOLESTIAS POSTERIORES, COMO DECÍS.

    POR ACA LOS ATAQUES A PERSONAS MAYOES, SUELEN INCLUÍR DOSIS DESCONOCIDAS DE VIOLENCIA EN EL PASADO, Y EN MUCHOS CASOS TERMINAN MUY MAL...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Hugo. Si, así es, lo vemos todos los días por lo medios, aunque parezca increible y no guste la asociación que voy a señalar, ésta lacra que asalta a personas mayores actúan como las fieras en la naturaleza, siempre buscan a los que no se pueden defender para asegurar el golpe.

    Gracias a Tata Dios a mi Madre no la lastimaron físicamente, pero ahora tiene que superar el impacto emocional, que fue fuerte. El tema se complica porque mi Padre, a quién le comentamos suavemente la noticia (aún con sus 92 años está más lucido que muchos), hoy no se quiso levantar, no pudo dormir en toda la noche.

    Le ruego a Dios, ahora con más fuerza, que TODO CAMBIE en Argentina.

    ResponderEliminar

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.