jueves, 12 de abril de 2018

Aadhaar, el gigantesco sistema nacional de identificación de India

El ‘Gran Hermano’ indio hace escaneos oculares y de huellas para los servicios públicos.
Por Vindu Goel, publicado por The New York Times.

NUEVA DELHI — Con el objetivo de crear un sistema de identificación de un alcance sin precedentes, India está escaneando las huellas digitales, los ojos y rostros de sus 1300 millones de habitantes y ha vinculado esa información con el acceso a servicios básicos, como las prestaciones sociales, y también a artículos, como los teléfonos móviles.

Los defensores de las libertades civiles, por su parte, han quedado horrorizados con el programa, llamado Aadhaar, pues lo perciben como el Gran Hermano orwelliano, de 1984, convertido en una realidad. Aunque el gobierno lo ve más como el “hermano mayor”, un término de cariño que utilizan muchos indios cuando se dirigen a un extraño para pedir ayuda.

Una mujer en el escaneo de retinas. Foto The New York Times
En otros países, la tecnología podría servir como un modelo para monitorear a sus habitantes. Para el tribunal más alto de India, el sistema de identificación presenta problemas legales únicos que definirán el significado del derecho constitucional a la privacidad en la era digital.

El gobierno ha decretado que el registro sea obligatorio para acceder a cientos de servicios públicos y muchos privados, desde presentar exámenes en las escuelas hasta abrir una cuenta bancaria. La gente pobre debe escanear sus huellas digitales en las tiendas donde obtiene la ración de arroz que le asigna el gobierno. Los jubilados deben hacer lo mismo para tener acceso a sus pensiones. En algunas ciudades, los recién nacidos no pueden salir del hospital hasta que sus padres los inscriban al Aadhaar. Incluso los pacientes con lepra, cuyo padecimiento daña sus dedos y ojos, han recibido el anuncio de que deben pasar por escáneres de huellas digitales o de iris para obtener sus prestaciones.

“Casi sientes que la vida se detendrá sin Aadhaar”, comentó Adita Jha, una consultora ambiental de 30 años que radica en Delhi y es una de los 1100 millones de indios que están en el programa.

La tecnología ha dado nuevas herramientas a los gobiernos de todo el mundo para monitorear a sus ciudadanos. En China, el gobierno está impulsando nuevos métodos para utilizar el reconocimiento facial y macrodatos para rastrear a las personas. Muchas naciones, entre ellas el Reino Unido, despliegan cámaras de circuito cerrado para monitorear a sus poblaciones.

Sin embargo, el programa de India es particular, tanto por la cantidad de datos biométricos recopilados como por el intento de vincularlo a todo: multas de tránsito, cuentas bancarias, pensiones, incluso comidas para colegiales desnutridos.

La gente que se opone al programa teme que el gobierno obtenga un conocimiento sin precedentes de la vida de todos los indios. No obstante, el primer ministro Narendra Modi y otros defensores del Aadhaar argumentan que es el boleto de India hacia el futuro: una identificación universal y fácil de usar que reducirá la corrupción endémica del país y servirá para que hasta la persona más analfabeta entre en la era digital.

“Es el equivalente a construir autopistas interestatales. Si el gobierno invirtió en la creación de un servicio público digital que a la vez es una plataforma disponible, entonces en verdad se pueden crear innovaciones importantes a partir de ella”, afirmó Nandan Nilekani, el multimillonario de la industria tecnológica a quien el gobierno encargó la construcción del sistema en 2009.

El gobierno de Modi también ha ordenado que los indios vinculen sus identificaciones con sus teléfonos celulares y sus cuentas bancarias. Los estados han añadido sus propias iniciativas, como usar la información para mapear dónde vive la gente. Algunos empleadores utilizan la identificación para revisar los antecedentes de los candidatos a los puestos.

Los opositores al sistema han presentado al menos treinta querellas ante la Corte Suprema de India. Argumentan que el Aadhaar viola la Constitución de India y, en particular, una decisión unánime que tomó la corte el año pasado, la cual declaró por primera vez que los indios tenían el derecho fundamental a la privacidad.

El tribunal ha tenido una serie de audiencias extensas y se espera que emita un fallo en la primavera.

A pesar de que la base central de datos de huellas digitales, rostros e iris del sistema parece ser segura, al menos 210 sitios gubernamentales han filtrado otro tipo de información personal de millones de indios, como nombres, fechas de nacimiento, nombres de los padres, números de cuentas bancarias y números del Aadhaar. Algunos de esos datos siguen disponibles con hacer una simple búsqueda en Google.

El gobierno argumenta que la identificación universal es fundamental en un país donde cientos de millones de personas carecen de documentos de identificación que se acepten ampliamente. Sin embargo, aunque el Aadhaar se ha vuelto obligatorio para solicitar los servicios del gobierno, hay zonas rurales de India donde ha habido problemas con las conexiones a internet necesarias que requiere el programa. Después de toda una vida de trabajos manuales, muchos indios tampoco tienen huellas digitales legibles, lo cual dificulta la autenticación.

Ante estos problemas, algunos gobiernos locales han reducido el uso del Aadhaar. En febrero, el gobierno de la región de Delhi anunció que no iba a utilizarlo para entregar beneficios alimentarios.

Los temores de que el gobierno indio pueda utilizar el Aadhaar para convertir al país en un Estado que vigila a sus ciudadanos son exagerados, según Ajay B. Pandey, el ingeniero que dirige la Autoridad de Identificación Única de India, la agencia gubernamental que supervisa el sistema. “No hay una autoridad central que tenga toda la información”, aseguró.

Según Pandey, antes del Aadhaar, cientos de millones de indios no podían demostrar con facilidad quiénes eran.

“Si no eres capaz de probar tu identidad, eres un marginado”, comentó. “No existes”. / Por Vindu Goel, publicado por The New York Times.--

Notas relacionadas:
Post relacionados:
___________________
NOTA: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.
IMPORTANTE: Todas las publicaciones son sin fines comerciales ni económicos. Todos los textos de mi autoría tienen ©todos los derechos reservados. Los contenidos en los link (vínculos) de las notas replicadas (reproducidas) y/o citadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Éste blog ni su autor tienen responsabilidad alguna por contenidos ajenos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.