jueves, 11 de diciembre de 2014

Hay que trabajar más en la concientización sobre el cambio climático

Me parece que pertenezco a esa minoría, entre los habitantes comunes y corrientes, que se interesa realmente sobre un tema tan importante para la continuidad de la especie humana sobre ésta nuestra única casa, el planeta Tierra.

Hoy el cambio climático fue un interesante tema de intercambio de datos y opiniones con el amigo blogger Hugo Perini.

La "punta del ovillo" fue un post que puso en su blog con una opinión sobre la nota del diario La Nación en relación al efecto del cambio climático en las precipitaciones sobre Buenos Aires: "La huella del temido cambio climático: 2014 es el más lluvioso en 113 años en Buenos Aires".

En relación a como toma la gente éstas informaciones, me parece que es posible que la mayoría de la gente no tome muy en cuenta el dato del aumento de la precipitaciones. Sólo lo considere como algo más de todo lo que se informa que está pasando a causa del cambio climático.

Me parece que la gente no ha asumido que está como sapo en la olla sobre el fuego lento. Cuando se de cuenta, no va a poder saltar.

Curva de Keeling muestra el aumento de las concentraciones atmosféricas
de dióxido de carbono (CO2), años 1958–2013. Visto en Wikipedia
Casi nadie recuerda la información que se dio entre abril y mayo del año pasado, indicando que el dióxido de carbono (CO2) superó las 400 partes por millón (ppm), según los datos divulgados por la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA). Significa más de 400 moléculas de CO2 por cada millón de moléculas en el aire.

Ese es un límite muy temido por los expertos, por sus consecuencias en la elevación de la temperatura, el cambio climático.

Los gobiernos deberían están buscando nuevas formas de atacar el cambio climático, es lo que opinan prácticamente todos los expertos en la temática.

Pero parece que en realidad no se hace mucho. Los políticos parece que tienen otros temas entre manos y no estar interesados, y las sociedades, salvo excepciones, no están correctamente informadas, no lo ven como un problema inminente, a pesar de las evidencias, y no privilegian la búsqueda de soluciones.

Constantemente vemos como desde éstas regiones se acusa a las "grandes potencias", porque en general, los países desarrollados, en su mayoría en el hemisferio norte, son los responsables de la mayor emisión de gases y contaminación. Pero eso no justifica el daño que se está haciendo en el hemisferio sur.

Por dar un ejemplo, desde el año 2000 se vienen destruyendo los bosques a un ritmo increíble, el norte argentino y el gran Chaco Sudamericano fueron desforestados terriblemente.

El impacto sobre el medio ambiente no se hizo esperar, la tremenda sequía 2009 - 2013 que sufrimos por éstos rumbos fue una muestra. Terminó con una tormenta destructiva que será recordad por mucho tiempo.

Tormenta de Verano II
Ciudad de Santiago del Estero, el 10 de febrero de 2013, a las 16:48 hs. (local). La tarde se oscureció totalmente, no eran las 5 de la tarde que se
prendieron las luces del alumbrado público. Las cortinas de tierra ensombrecían todo. Foto de Jorge S. King ©Todos los derechos reservados, en Flickr
Me parece que los ciudadanos deberíamos ocuparnos más del tema porque es un problema de hoy que nos va a condicionar peor mañana.

Hay que apoyar a las organizaciones que reclaman al gobierno nacional y a los gobiernos provinciales, el inmediato cumplimiento de las leyes ambientales vigentes (Ley Bosques, Ley de Glaciares, etc.), también el diseño y la implementación de políticas de adaptación para los eventos que ya son irreversibles y que afectan los sis temas productivos, la economía y generan situaciones humanitarias negativas.

Todas las fotografías con Todos los derechos reservados por Jorge S. King© 2006-2014 Absténgase de utilizarlas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.