lunes, 16 de junio de 2014

Fracasa apelación argentina ante Corte Suprema de Estados Unidos por el caso de los holdouts

Corte Suprema de EE.UU. rechaza apelación de Argentina sobre deuda
Por Brent Kendall para The Wall Street Journal.

WASHINGTON—La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el lunes la apelación de Argentina en un caso que se deriva de la histórica decisión del país austral de cesar el pago de su deuda en 2001. El fallo constituye un duro golpe para Argentina en su larga batalla contra los tenedores de bonos que no aceptaron los canjes que ofreció en 2005 y 2010.

La corte, sin hacer ningún comentario, ratificó la decisión de un tribunal de menor instancia que dijo que Argentina no puede hacer pagos de su deuda reestructurada a menos que también le pague a los fondos de cobertura que se negaron a aceptar las ofertas de canje de deuda del país.

Los tenedores de bonos que no aceptaron la reestructuración incluyen a Aurelius Capital Management y NML Capital Ltd, afiliada de Elliott Management Corp. Argentina le debe a estos fondos más de US$1.300 millones en capital principal e intereses. El país ha llamado a los fondos "buitres" que buscan obtener una ganancia financiera sobre una deuda que compraron a precios de descuento.

Argentina había advertido a la Corte Suprema que la sentencia de primera instancia dejaba al país frente a la posibilidad de un nuevo default ordenado por un tribunal, "lo que podría desencadenar en una nueva catástrofe económica con graves consecuencias para millones de ciudadanos ordinarios argentinos".

El país también dijo que la decisión amenazaba a los mercados de crédito internacionales e impedían procesos de reestructuración de deuda.

Los fondos de cobertura habían instado a la Corte a que rechazara la apelación de Argentina argumentando que el país había exagerado el impacto financiero del caso y que tenía el dinero para pagar. También dijeron que el gobierno argentino tiene un historial de maltrato de los acreedores y no merecía una revisión de la Corte Suprema porque va a desobedecer las sentencias de tribunales de Estados Unidos si pierde en última instancia.

En 2001, Argentina dejó de pagar cerca de US$100.000 millones de su deuda durante la crisis financiera. En 2005 y 2010, el país ofreció a los tenedores de bonos un canje con grandes descuentos. Entre las dos reestructuraciones, los inversionistas acordaron intercambiar aproximadamente 93% de los bonos en default.

Un juez federal de Nueva York y un tribunal de apelaciones estadounidense dictaminaron que la negativa de Argentina de pagar a los bonistas que no aceptaron el canje mientras que pagaba la deuda reestructurada violaba la llamada promesa de igualdad de trato que el país realizó con la venta de los bonos antiguos. / Por Brent Kendall para The Wall Street Journal.--
---.---

Los próximos posibles movimientos, tras el revés de la Corte de EE.UU.
Por Silvia Pisani para La Nación.

Una reconsideración, o rehearing, y el stay, o el efecto suspensivo del fallo, son claves para el futuro.

Washington.- Conocida la noticia del rechazo de la Corte Suprema de Estados Unidos al reclamo argentino contra los denominados " fondos buitre ", quedan ahora los proximos pasos procesales. Se espera que la Argentina pida una reconsideración "rehearing" del caso, con lo que podría ganar algo de tiempo.

Pero a lo que hay que estar atentos ahora es a lo que sucede con el "stay", tal como se conoce a la medida en suspenso que dejó sin efecto los fallos adversos a la Argentina que ya produjeron dos instancias anteriores.

La Argentina ya fue condenada por el tribunal de Thomas Griesa y por la Corte de Apelaciones de Nueva York. Pero ninguno de los fallos operó porque existe una "suspensión" (stay) de esos fallos.

Lo que se espera, tras el fallo contrario de la Corte Suprema de Estados Unidos es que los fondos demandantes pedirán cuanto antes el levantamiento de esa medida cautelar. Si logran ese levantamiento, la situación sería muy compleja para la Argentina. / Por Silvia Pisani para La Nación.--
---.---

Tras el fallo que deja al país al borde del default, qué alternativas hay

La Corte de Estados Unidos finalmente tomó la decisión de rechazar la apelación de la Argentina para interferir en el juicio contra los fondos buitre, que obliga al país a saldar u$s 1.500 millones en efectivo y a los agentes financieros que participan del pago de deuda regularizada a retener desembolsos si no cumple con el pago. Ahora, la Argentina tiene tres posibles caminos a seguir: declararse en default, cumplir con la totalidad del pago, o declarar default técnico e intentar pagar la deuda reestructurada en Buenos Aires.

Tal como anunciaba El Cronista en su edición de papel el 4 de junio, fuentes oficiales y del mercado, una de las alternativas por las que podría decidirse el Gobierno es intentar pagar la deuda reestructurada en Buenos Aires, vía Caja de Valores, en vez de hacerlo en Nueva York, para sortear eventuales embargos.

Aunque esa alternativa no evita el default técnico, dejaría la sensación de voluntad de pago de parte del gobierno de Cristina Fernández y así había sido prometido por la Presidenta en cadena nacional cuando mencionó la posibilidad de un canje voluntario de bonos para cambiar los títulos con legislación de Nueva York por otros de ley argentina.

En esta maniobra, el Tesoro depositaría los dólares en un banco local (el Banco Nación, por ejemplo), que abriría cuentas para los tenedores de bonos en Caja de Valores para, desde allí, girar los pagos al exterior, explicó un operador financiero.

“Sin embargo, cualquier cambio de las cláusulas contractuales requiere la aprobación del 85% de los tenedores de bonos. Asimismo, vemos improbable un cambio de jurisdicción ya que muchos tenedores institucionales de los EE.UU. se verían inhibidos de mudar los bonos a Argentina contraviniendo una orden de la Justicia americana. Por último, se podría depositar el pago en una cuenta fiduciaria, pendiente de la eventual resolución del litigio, demostrando la voluntad de pago”, puntualizaba en un informe, a principio de este mes, la consultora Elypsis.

La operatoria es muy compleja y no está exenta de riesgos. Por un lado, el Gobierno evadiría a los agentes de pago: el Bank of New York (BONY) y la cámara compensadora Depositary Trust & Clearing Corporation (DTC), integrantes del fideicomiso ideado en el canje de 2005 para evitar embargos. Es DTC recibe y cursa los pagos y, por ende, conoce quiénes son los tenedores de bonos. El BONY es el agente fiduciario. Eso traería problemas legales a esas entidades estadounidenses, ya que deberían prestar colaboración en el eventual cambio de sede y eso podría interpretarse como una incumplimiento del fallo, que también los obliga a retener el dinero. En este caso, se deberían canjear los bonos, algo que no pueden hacer sin la asistencia del BONY y el DTC.

Las otras dos alternativas son más tajantes se cumple con el total del la deuda antes del 30 de junio o se declara el default y se renegocia nuevamente el 100% de la deuda.

En el primer caso, “es altamente probable que el resto de los holdouts en similares condiciones se sumen al litigio, con lo que este monto, según los abogados argentinos, podría elevarse hasta u$s 15.000 millones”, indica la consultora que dirige el economista Eduardo Levy Yeyati. / Por CRONISTA.COM.--
---.---

La cronología del conflicto entre la Argentina y los fondos buitre
Por iProfesional.com.

La Corte de Estados Unidos rechazó tratar la apelación argentina al fallo que ordena el pago a los fondos buitre, una historia que se remonta a 2001, cuando el por entonces presidente Adolfo Rodríguez Saá declaró el cese del pago de la deuda.

La cronología del conflicto de la Argentina contra los fondos buitre:

  • El 23 de diciembre de 2001, el por entonces presidente Adolfo Rodríguez Saá declara el cese del pago de la deuda externa.
  • A mediados de diciembre de 2002, Duhalde anuncia que sólo pagará intereses de la deuda externa, sin utilizar reservas del Banco Central.
  • En septiembre de 2003, Néstor Kirchner firma con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un acuerdo Stand By a tres años.
  • El 22 de septiembre de 2003, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, propone una reestructuración de la deuda, que incluye una quita del 75 por ciento y es rechazada por los acreedores.
  • En  junio de 2004, el Gobierno anuncia la "propuesta de Buenos Aires" para reestructurar los pagos de esa deuda. Redujo la propuesta de quita del 75% a promedios entre el 63% y el 45%.
  • La Argentina interrumpe las negociaciones con el FMI hasta que finalice el proceso de canje.
  • El 14 de enero de 2005 se realiza el lanzamiento de la operación de canje de la deuda en default.
  • El primer canje de deuda finaliza el 15 de abril de 2005. La Argentina renegocia unos 81.800 millones de dólares y logra una adhesión del 76,15 por ciento. El resto mantiene sus reclamos.
  • A principios de enero de 2006, la Argentina cancela su deuda con el FMI concreta un pago anticipado de 9.530 millones de dólares, un pasivo contraído entre enero y septiembre de 2001, con vencimientos programados hasta el 2009;
  • El 31 de enero de 2007, Argentina y España firmaron un acuerdo de reestructuración de la deuda, asociada al préstamo que España realizó en marzo de 2001, durante la XVI Cumbre Iberoamericana.
  • El 2 de septiembre de 2008, Cristina Fernández resuelve cancelar la deuda de 6.706 millones de dólares con el Club de París con reservas internacionales del Banco Central.
  • A mediados de septiembre de 2008, la Presidente anuncia que junto a tres bancos se estudiaba la posibilidad de resolver la deuda con los acreedores que no habían ingresado en el canje de 2005.
  • El 9 de octubre de 2009, Amado Boudou, por entonces Ministro de Economía, anuncia la reapertura del canje de 20 mil millones de dólares de deuda para los holdouts que no habían aceptado las condiciones de 2005. 
  • Se crea el "Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento" a través de un decreto de necesidad y urgencia el 14 de diciembre de 2009, que dispone el uso de 6.569 millones de dólares del Banco Central de la República Argentina para el pago de la deuda en el año 2010.
  • El 15 de abril de 2010, se lanza de forma oficial el nuevo canje de deuda, con una quita promedio del 66,3% para inversores institucionales, y del 50% para los restantes. La oferta final indicaba que Argentina terminaría pagando 10.500 millones de dólares por los 20.000 millones de dólares impagos.
  • El 23 de junio de 2010, la Presidenta anuncia el fin del segundo canje de deuda, con una aceptación del 66% de los tenedores de bonos defaulteados.
  • En octubre de 2012, la Corte de Apelaciones de Nueva York emitió un dictamen en el cual se considera que la Argentina cometió una discriminación con los fondos buitres y los demás bonistas que decidieron no participar de los canjes de deuda en los años 2005 y 2010.
  • En noviembre de 2012, el juez Thomas Griesa (en la foto) ratificó que la Argentina debe pagar el 100% de la deuda que mantiene con los bonistas que no ingresaron a los canjes de deuda.
  • En febrero de 2014, la Argentina apela el fallo de Thomas Griesa y el de la Corte de Apelaciones ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.
El 16 de junio de 2014 la Corte Suprema de los Estados Unidos rechaza tratar la apelación de la Argentina y el caso vuelve a Griesa. / Por iProfesional.com.--

Post relacionado:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.