jueves, 22 de abril de 2021

Día de la Tierra - La pandemia, un resultado de la degradación ambiental

La conservación y protección de la biodiversidad marcan, en ésta fecha, la agenda de numerosos países y se realizan actividades para motivar un uso responsable de los recursos naturales.

El Día de la Tierra intenta concientizar al mundo, cada 22 de abril, de la necesidad de proteger el medio ambiente y de la conservación de la biodiversidad. Todos los días deberían ser el Día de la Tierra, pero por desgracia, la grave situación de crisis que nos envuelve por la pandemia y sus consecuencias, nos hace olvidar con demasiada facilidad problemas que comienzan a ser graves para el planeta como la superpoblación, la contaminación, la pérdida de ecosistemas y el uso responsable de los recursos naturales.

La pandemia ha complicado todo, hay más de 3 millones de personas muertas y más de 144 millones de personas afectadas por el SARS-Covid-2. Vamos por el segundo año y a ciencia cierta no sabemos cuanto más durará.

En éste contexto, ¿por qué debería preocuparnos el estado de los ecosistemas naturales y su biodiversidad en el medio de la pandemia?. La respuesta está en la evidencia aportada por diversas investigaciones que dejan en claro, sin lugar a dudas, que nuestra salud está estrechamente relacionada con la “salud ambiental”. Se puede afirmar que la pandemia fue el resultado de la degradación ambiental y menor biodiversidad.

Plaza Libertad
Foto de la serie "Plaza Libertad". Hoy debemos pensar en nuestro habitad, nuestra única casa está en peligro,
el futuro del planeta está en nuestras manos

Es un hecho demostrado que la salud humana está estrechamente relacionada tanto con la salud animal como con la ambiental. Actualmente, este concepto ha adquirido relevancia en el contexto de lo que se conoce como “cambio global”, el cual se manifiesta en cambios profundos en los ecosistemas naturales, en las condiciones climáticas, en el bienestar humano y en los patrones productivos.

El factor demográfico es central en esta cuestión, no solo por el impacto directo sobre el ambiente, sino porque la incorporación de nuevas áreas para la producción o la extracción de recursos naturales produjo un mayor acercamiento de las personas a las especies de animales silvestres.

La intensificación productiva, a su vez, ha llevado a la existencia en algunas zonas de densidades muy altas de animales domésticos. Esto ha dado como resultado que, actualmente, existan nuevas oportunidades para que ciertas enfermedades sean transmitidas entre animales y humanos.

El aumento de la conectividad entre diferentes regiones del planeta facilita esta situación ya que permite la propagación rápida de enfermedades, las cuales pueden dispersarse rápidamente por la superficie de la Tierra, tal como ha ocurre con el SARS-Covid-2.

Los distintos ecosistemas del planeta mantienen un conjunto de especies típicas que son el resultado de los procesos históricos y ecológicos que tuvieron lugar a lo largo del tiempo. Esta biodiversidad ofrece a la humanidad diferentes bienes y servicios, uno de los cuales es la protección de la salud humana.

Una alta biodiversidad puede amortiguar la transmisión de enfermedades porque puede reducir la densidad poblacional de un importante reservorio natural para los patógenos, por la disminución de la densidad poblacional de vectores o por una posible reducción de las tasas de encuentro entre vectores y reservorios o entre reservorios.

El fenómeno por el cual la alta diversidad reduce el riesgo a la enfermedad se denomina “efecto de dilución”. Al presente, existe evidencia de que el efecto de dilución constituye un factor positivo en el mantenimiento de la salud tanto de humanos como de animales y plantas.

Por el contrario, la pérdida sin precedentes de diversidad biológica por causas antropogénicas exacerba el riesgo y la incidencia de enfermedades infecciosas a través de la transmisión desde animales a humanos (lo que se conoce como zoonosis).

La relación entre degradación ambiental y propagación de virus no debe circunscribirse solamente a aquellos que pueden ser transmitidos desde los animales silvestres a los humanos. De hecho, la pérdida de biodiversidad asociada tiene un efecto directo en la irrupción en los cultivos de virus cuyos hospedadores son plantas silvestres. En efecto, las prácticas de laboreo cada vez más intensivas, conjuntamente con la pérdida de biodiversidad, pueden crear condiciones para la propagación de los mismos, propiciando la aparición de enfermedades en las plantas y, de esta manera, afectar drásticamente la productividad de las cosechas. En este sentido, los virus vegetales presentarían un patrón similar al de la transmisión de virus entre especies animales.

La degradación de los ecosistemas naturales lleva a la pérdida de especies, pero hay otras que pueden encontrar en estos neoecosistemas condiciones favorables para su establecimiento y desarrollo. Es así que para muchos grupos animales como los murciélagos y los roedores esta situación resulta propicia, generando una mayor diversidad de los mismos por presencia conjunta de especies que en la naturaleza habitarían áreas diferentes y, por ende, de virus transmitidos a los humanos.


"Si ellos no se da cuenta que es parte de la naturaleza, en lugar de sólo usar la naturaleza, probablemente no estarán acá para verte crecer"

La Naturaleza está preparada para evolucionar, ¿y usted?, ¿está preparado?

Todas las fotografías con Todos los derechos reservados por Jorge S. King© 2006-2021 Absténgase de utilizarlas


Posts relacionados:
Noticias relacionadas:

Todas las fotografías con Todos los derechos reservados por Jorge S. King© 2006-2021 Absténgase de utilizarlas

___________________
NOTA: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.
IMPORTANTE: Todas las publicaciones son sin fines comerciales ni económicos. Todos los textos de mi autoría tienen ©todos los derechos reservados. Los contenidos en los link (vínculos) de las notas replicadas (reproducidas) y/o citadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Éste blog ni su autor tienen responsabilidad alguna por contenidos ajenos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.