martes, 20 de junio de 2017

La era del 'dogfight' (combate aéreo) ha terminado, dicen

¿Por qué son tan raros los derribos de aviones en combates aéreos como el que protagonizaron EE.UU. y Siria?.
Por David Molloy, publicado por BBC.

La guerra en Siria registró el domingo un hecho extraordinariamente inusual: un avión militar sirio fue derribado por un cazabombardero estadounidense.

Y es que en los tiempos que corren, ya no se dan los combates entre aviones en el aire como ocurría en el pasado.

USS George H.W. Bush conducts flight operations.
Aviones Super Hornet F / A-18E en operaciones en el portaaviones de la clase Nimitz USS George H.W. Bush (CVN 77)
Foto de U.S. Navy / Mass Communication Specialist 2nd Class Christopher Gaines/Released, vista en Flickr

A pesar de que las películas de Hollywood muestren trepidantes persecuciones en acrobáticos combates aéreos, este tipo de enfrentamientos casi han desaparecido de la guerra moderna.

De hecho, el incidente del domingo es el primer ataque contra un avión de un caza estadounidense desde 1999.

La respuesta de Rusia también se salió de lo ordinario: a partir de ahora Moscú tratará a los aviones de la coalición dirigida por Estados Unidos en Siria como objetivos.

La lección de las guerras del Golfo

En el siglo XX, a los pilotos calificados que realizaban este tipo maniobras se los conocían como "ases" de la aviación.
Estados Unidos considera que un piloto con al menos cinco muertes confirmadas es un "as", pero ningún piloto en servicio en la actualidad tiene ese título.

Un informe publicado en 2015 por el Centro de Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias (CSBA, por sus siglas en inglés), con base en Washington, encontró que sólo hubo 59 muertes desde la década de 1990 hasta la actualidad en este tipo de ataques y la gran mayoría sucedieron en la Primera Guerra del Golfo (1990-1991).

En 2015, cuando Turquía derribó un avión Su-24 ruso en la frontera siria en lo que fue un incidente inusual, se produjo un conflicto diplomático internacional.

"La era del 'dogfight' (combate aéreo) ha terminado en gran parte", dice Justin Bronk, investigador del Real Instituto de Servicios Unidos, especializado en el poder aéreo de combate.

"Después de la desequilibrada tasa de mortalidad obtenida por la Fuerza Aérea y la Marina de EE.UU. durante la Primera Guerra del Golfo, es muy inusual que los regímenes bajo ataque de EE.UU. y sus aliados envíen combatientes aéreos como defensa. Saben cómo va a terminar".

En esa guerra, a principios de 1991, Irak perdió 33 aviones en los combates aéreos.

Por el contrario, sus aviones derribaron sólo un F-18 de la coalición, según la base de datos del CSBA.

Esa lección llevó a muchos países a abandonar la competencia con Estados Unidos y sus aliados en torno a este tipo de estrategia de combate aéreo.

"Incluso en las últimas etapas de la Primera Guerra del Golfo, muchos pilotos iraquíes decidieron volar sus aviones a Irán para escapar de una posible destrucción, en una decisión difícil, después de la brutal guerra entre Irán e Irak", dice Bronk.

Durante la Segunda Guerra del Golfo, Saddam Hussein "tenía la mayor parte de su fuerza aérea enterrada bajo tierra para escapar de la destrucción en lugar de enviar a los combatientes al aire".

Y cuando la OTAN intervino en Libia en 2011 para ayudar a la rebelión contra el coronel Muammar Gaddafi, la fuerza aérea del país no hizo nada para defender su espacio aéreo.

¿Por qué Estados Unidos es tan dominante?

Los primeros combates aéreos en la Primera Guerra Mundial consistieron en alinearse a un avión y disparar metralletas en naves propulsados por hélices que volaban a velocidades relativamente bajas.

A pesar de los avances tecnológicos, este principio básico siguió siendo el mismo durante medio siglo.

"El combate aéreo moderno es casi enteramente decidido por la conciencia situacional (del radar y otros sensores) y la tecnología de misiles", dice Bronk. "Todos los ataques aéreos recientes entre aviones fueron unilaterales y de forma muy rápida".

170523-F-ER377-0035
Un  F-15E Strike Eagle abasteciéndose en vuelo. Foto de U.S. Air Force / Staff Sgt. Trevor T. McBride vista en Flickr
El F-15 de la fuerza aérea estadounidense es uno de los aviones que nunca ha perdido en combate
La mayoría de las muertes en las dos últimas décadas fueron en operaciones contra aviones enemigos que se encontraban demasiado lejos como para verse con el ojo humano, lo que significa que la tecnología a menudo supera la habilidad de piloto.

Eso da a EE.UU. una clara ventaja.

El país gasta más en tecnología militar que cualquier otra nación.Tiene más portaaviones y despliega navíos especializados con sensores para ayudar a su flota aérea.

Frente a esta perspectiva, muchas fuerzas aéreas optan por no involucrarse con una fuerza tecnológicamente superior, y dejan sus aviones para patrullar o atacar a objetivos terrestres. / Por David Molloy, publicado por BBC.--

Notas relacionadas:


Prevéngase del Aedes aegypti, el mosquito de la fiebre amarilla, del dengue, de la chikunguña, de la fiebre de Zika y el Virus Mayaro. Cuide su salud y la de los suyos. Asesórese como ayudar a combatir el Aedes aegypti. Comience con las medidas preventivas


___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.