miércoles, 19 de abril de 2017

Feo anuncio, habrá que estar atentos a los pronósticos

El Niño podría volver muy pronto.
Por Henry Fountain, publicado por The New York Times.

Menos de un año después de uno de los fenómenos de El Niño más fuertes que se hayan registrado, los meteorólogos ven una posibilidad creciente de que pueda comenzar otro este año. 

Todavía no se sabe qué tan fuerte podría ser El Niño nuevo, pero incluso uno leve podría afectar los patrones climáticos en todo el mundo. Entre los efectos potenciales están condiciones más húmedas en el sur de Estados Unidos, incluyendo el sur de California; un medio-oeste más seco, y sequía en partes de América del Sur, África y Asia.

Inundación en Asunción, Paraguay, causada por El Niño en 2016
Andres Cristaldo/European Pressphoto Agency. Visto en TNYT
El Niño también puede influir en las temperaturas mundiales que ya están aumentando debido a las emisiones de gases de efecto invernadero. El Niño de 2015-16, que fue muy fuerte, contribuyó a que esos años fueran los dos más calientes que se hayan registrado.

El fenómeno de El Niño ocurre cuando el agua tibia en el Pacífico ecuatorial se desplaza, creando una inmensa zona cálida en el Pacífico central y oriental. Esto añade calor y humedad al aire, con lo cual se libera energía que afecta los vientos de gran altitud, conocidos como corrientes de chorro, que rodean el planeta.

Durante el evento 2015-16, las temperaturas del agua superficial en el Pacífico se elevaron hasta cuatro grados Fahrenheit por encima de lo normal. El calor se disipó gradualmente y el océano se enfrió más de lo normal, una condición conocida como La Niña, que persistió durante gran parte del año pasado.

En su pronóstico más reciente, publicado el jueves, científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, así como de otras organizaciones, dijeron que las condiciones eran neutrales, con temperaturas normales en la superficie del mar. Pero hubo un 50 por ciento de probabilidades de un Niño en la segunda mitad del año, señalaron.

Mike Halpert, director adjunto del Centro de Predicción del Clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, en College Park, Maryland, dijo que desde que los científicos del clima han estado estudiando el fenómeno un cambio de El Niño a La Niña y de regreso a El Niño en tan poco tiempo —cerca de tres años— ha ocurrido solo una vez, en la década de 1960.

Los pronósticos de El Niño se basan en modelos computacionales del clima mundial. Halpert dijo que esos modelos estaban en oposición a las condiciones que observaban los meteorólogos.

“Si observas el estado actual del océano y la atmósfera, realmente no se parece a lo que normalmente esperamos ver cuando se acerca El Niño”, dijo. “Esto nos ha confundido un poco”.

La fuerza de El Niño está relacionada con la magnitud de los cambios en las temperaturas del agua. Halpert afirmó que era demasiado pronto para decir cómo resultaría este nuevo Niño, si es que ocurre. “Pero la historia nos diría que no veríamos dos eventos fuertes en tres años”, dijo.

Los patrones climáticos —el calor en el noroeste del Pacífico es otro de ellos— tienden a repetirse en diferentes años de El Niño. Sin embargo, no hay garantía de que incluso un Niño fuerte tenga un resultado esperado y específico.

Sin embargo, los patrones generalmente recurrentes, junto con un mejor pronóstico, pueden ayudar a los gobiernos y otras organizaciones a prepararse. Dan Osgood, investigador del Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y la Sociedad en la Universidad de Columbia, dijo que la experiencia reciente de El Niño fuerte —que en África causó sequías en algunas zonas y lluvias excesivas en otras— mostró la efectividad de la planificación.

“Una de las cosas más interesantes que resultaron del ciclo pasado es que la gente está más enfocada en predecir lo que sucederá”, dijo.

Indicó que el nuevo pronóstico debería establecer más planificación en movimiento. “Se trata de organizarse para que no te atrape desprevenido”, aseveró. / Por Henry Fountain, publicado por The New York Times.--


Prevéngase del Aedes aegypti, el mosquito de la fiebre amarilla, del dengue, de la chikunguña, de la fiebre de Zika y el Virus Mayaro. Cuide su salud y la de los suyos. Asesórese como ayudar a combatir el Aedes aegypti. Comience con las medidas preventivas


___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.