miércoles, 15 de febrero de 2017

EE.UU - El asunto Flynn se suma al peor comienzo del nuevo gobierno

La renuncia de Michael Flynn representa una amenaza para Trump.
Por Gideon Rachman, publicado por El Cronista.

Si el ex asesor sugiriera que todos sus contactos con los rusos fueron autorizados por Trump, el sendero conduciría directamente a la Oficina Oval.

Donald Trump acostumbró a la gente a la idea de la "política post-verdad". Pero la política exterior post-verdad parece ser otro tema. Michael Flynn, general retirado y nuevo asesor en seguridad nacional de presidente de Estados Unidos, se vio obligado a renunciar a sólo tres semanas de asumir –después de haber engañado a la Casa Blanca sobre el contenido de sus conversaciones con el embajador ruso en Washington.

La dimisión de Flynn crea (al menos) tres serios interrogantes. Primero, cuánto tiempo puede durar el actual caos en la Casa Blanca. Segundo, si la renuncia de Flynn sugiere que el establishment de la política exterior de Washington está por recuperar el control de la agenda de Trump. Tercero, si el mismo presidente Trump podría ser alcanzado por los efectos colaterales del affaire Flynn.

En cuanto al caos, habría que tener en cuenta que nunca ocurrió que un asesor en seguridad nacional se vea forzado a dejar el cargo tan rápido. La renuncia de Flynn le siguió a la debacle de la "orden ejecutiva" de la administración Trump sobre refugiados e inmigrantes, que fue anulado por los tribunales la semana pasada.
Por el momento, la política externa de Norteamérica carece de un líder y es un caos. Es el personal de Seguridad Nacional el que informa al gobierno sobre las reuniones con líderes extranjeros y crisis internacionales. El gobierno israelí había trabajado junto a Flynn, antes de la visita del primer ministro Benjamin Netanyahu a Washington esta semana. Pero el equipo de la Casa Blanca acaba de ser decapitado. Se prevé que el segundo de Flynn, KT McFarland también abandone el puesto –y se espera la salida de las últimas designaciones de Flynn. Llevará semanas reconstruir el personal del Consejo de Seguridad Nacional.

El problema se agrava por el desorden que hay en el Departamento de Estado. Rex Tillerson acaba de ser confirmado como secretario de Estado, pero no tiene quien lo secunde. Y los funcionarios que ocupaban los cargos más altos del Departamento de Estado hace poco renunciaron en masa.

Algunos miembros del establishment de política exterior de EE.UU. quizás vean la oportunidad en el actual estado de las cosas. Flynn era una figura disidente y había sido criticado por su comportamiento errático en su anterior cargo como jefe de la Agencia de Inteligencia de la Defensa. Es probable que ahora las figuras con más experiencia y más respetadas –como el general David Petraeus– ocupen las vacantes que dejó la salida de Flynn. Pero aún es poco realista esperar que la administración Trump vuelva a una postura en política exterior completamente convencional. Después de todo, Trump mismo sigue siendo el comandante en jefe.

El mandatario odiará la imagen de caos provocada por el escándalo Flynn. Pero está el riesgo de que el oleaje finalmente pueda amenazar al mismo presidente. Las agencias de inteligencia norteamericanas ya determinaron que Rusia intervino activamente en la elección presidencial estadounidense para ayudar a la campaña de Trump. El nuevo presidente enfrenta morbosas, aunque no probadas, acusaciones sobre su comportamiento en Moscú y sus vinculaciones con el Kremlin de Vladimir Putin. Por lo tanto, es significativo que Flynn se haya visto obligado a renunciar por ese mismo tema: la acusación de tener cercanía con Rusia.

Flynn ya dijo que lo convirtieron en el "chivo expiatorio" de otros fracasos. Si él sugiriera en las próximas semanas que todos sus contactos con los rusos fueron autorizados por Trump, el sendero conduciría directamente a la Oficina Oval. Los aficionados a la política norteamericana también toman nota del rol que tuvo The Washington Post en el escándalo Flynn, el mismo diario que tuvo un papel crucial en provocar la caída del presidente Richard Nixon en 1974. La ahora ex fiscal general en funciones, Sally Yates, informó a la Casa Blanca a fines de enero que creía que Flynn había engañado al gobierno sobre la naturaleza de sus comunicaciones con el embajador ruso.

Los rumores sobre un posible futuro impeachment a Trump son prematuros. El partido republicano controla las dos cámaras del Congreso y sería altamente reacio a actuar en contra de un presidente republicano. Pero no hay duda de que Trump tuvo un inicio espectacularmente malo. / Por Gideon Rachman, publicado por El Cronista.--

Notas relacionadas:

Trump supo durante varias semanas que asesor indujo a error sobre contactos con Rusia: Casa Blanca.
Por Steve Holland y Richard Cowan, publicado por Reuters.

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, supo durante semanas que su asesor de seguridad nacional Michael Flynn había inducido a error a la Casa Blanca sobre sus contactos con Rusia, pero no lo obligó a renunciar inmediatamente, dijo el martes un portavoz del Gobierno.

Trump fue informado a fines de enero de que Flynn no dijo al vicepresidente Mike Pence toda la verdad sobre un diálogo que tuvo con el embajador de Moscú en Washington antes de que el republicano asumiera el poder, dijo el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer.

Flynn dejó el cargo el lunes después de que Trump le pidió la renuncia, sostuvo Spicer. "El tema simple y sencillamente se debió a un asunto de confianza", declaró Spicer a periodistas.

Legisladores estadounidenses, incluidos algunos republicanos de alto rango, pidieron una mayor investigación sobre las acciones de Flynn y los lazos de la Casa Blanca con Moscú. Trump ha dicho por largo tiempo que le gustaría mejorar las relaciones con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El legislador Adam Schiff, el demócrata de mayor rango de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que Trump sólo tomó medidas contra Flynn debido a la atención que pusieron los medios en el tema y no por preocupaciones sobre un ilícito cometido por el ex teniente general.

Un cronograma de los eventos presentado por Spicer y un funcionario estadounidense mostraron que Trump sabía desde hace semanas que Flynn indujo a error al vicepresidente.

El Departamento de Justicia advirtió a la Casa Blanca a fines de enero que Flynn había inducido a error a Pence al negar que hubiese discutido las sanciones de Estados Unidos contra Rusia con el embajador Sergei Kislyak, un acto posiblemente ilegal, dijo un funcionario estadounidense.

Flynn discutió las sanciones con el embajador Sergei Kislyak, cuyas llamadas fueron grabadas por agentes de inteligencia de Estados Unidos, dijo el funcionario. Pero Pence apareció en televisión a mediados de enero y negó que Flynn hubiese tratado el tema.

Trump espera escoger a un nuevo asesor de seguridad nacional a finales de esta semana, dijo Spicer. / Por Steve Holland y Richard Cowan, publicado por Reuters. (Reporte adicional de Susan Cornwell, David Morgan, John Walcott, Doina Chiacu y Susan Heavey; Escrito por Alistair Bell; Editado en Español por Ricardo Figueroa).--
Trump Campaign Aides Had Repeated Contacts With Russian Intelligence. "Phone records and intercepted calls show that members of Donald J. Trump’s 2016 presidential campaign and other Trump associates had repeated contacts with senior Russian intelligence officials in the year before the election, according to four current and former American officials.
American law enforcement and intelligence agencies intercepted the communications around the same time they were discovering evidence that Russia was trying to disrupt the presidential election by hacking into the Democratic National Committee, three of the officials said. The intelligence agencies then sought to learn whether the Trump campaign was colluding with the Russians on the hacking or other efforts to influence the election". The New York Times.

Rusia y Vladimir Putin: la controversia que Donald Trump no consigue sacarse de encima. "De todas las controversias que han rodeado a Donald Trump desde su campaña electoral hasta su actual rol como presidente de Estados Unidos, hay una de la cual no consigue desmarcarse: Rusia.
La repentina renuncia del asesor de seguridad nacional Michael Flynn presentada este lunes fue la última de una serie de polémicas que vinculan al gobierno de Trump con aparentes intereses rusos.
Pero esa no esa la última "controversia rusa" del entorno de Trump: este martes el diario The New York Times reveló que, según llamadas interceptadas por los servicios de inteligencia del país durante la campaña, el equipo del magnate mantuvo repetido contacto con funcionarios rusos". BBC Mundo.

Un temblor que expone debilidades, desorden e improvisación. "La Casa Blanca gestionó la peor crisis de confianza del gobierno de Donald Trump como lo ha hecho todo hasta ahora: a los tumbos, con desorden y con marchas y contramarchas.
La crisis de seguridad que tiene en vilo al gobierno dejó dos dudas fundamentales. La primera, cuánto sabía realmente el presidente de lo que Flynn hablaba con los rusos". La Nación.
Post relacionado:

Prevéngase del Aedes aegypti, el mosquito de la fiebre amarilla, del dengue, de la chikunguña, de la fiebre de Zika y el Virus Mayaro. Cuide su salud y la de los suyos. Asesórese como ayudar a combatir el Aedes aegypti. Comience con las medidas preventivas


___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.