jueves, 6 de octubre de 2016

¿Preocupan las "señales" de Argentina?

Dos notas:
  • El BCRA ya le pasó al Tesoro el 96% de la emisión prometida para 2016. EL CRONISTA.
  • Argentina emite 2.500 millones de euros en deuda. The Wall Street Journal.

El BCRA ya le pasó al Tesoro el 96% de la emisión prometida para 2016.
Publicado por EL CRONISTA.

El viernes el BCRA emitió $ 35.000 millones para asistir al fisco. Con ello, las transferencias al sector público superaron los $ 153.000 millones de los $ 160.000 millones acordados para el 2016. Las emisiones de deuda llegaron justo a tiempo para cubrir el déficit de fin de año.

El último trimestre del año suele ser el de mayor concentración de necesidades de financiamiento para el Tesoro, pero este año todas esas cuentas van a ser pagadas con el resultado de las emisiones de deuda porque con casi 3 meses por delante antes del final de año el Banco Central (BCRA) ya agotó el 96% de la cuota de financiamiento monetario que su titular, Federico Sturzenegger, acordó a principios de año con el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay. La emisión de casi $ 62.000 millones de deuda en pesos de la semana pasada y los 2500 millones de euros concretada ayer cubren con creces, según analistas, las necesidades de financiamiento para los próximos meses.

El último día de septiembre, el BCRA emitió $ 35.000 millones en un sólo día para financiar en parte la brecha entre ingresos y gastos del sector público. Fueron $ 7880 millones en adelantos transitorios, una especie de préstamos del Central al Tesoro, y $ 27.117 millones en transferencia de utilidades obtenidas durante el ejercicio pasado (más que nada por el efecto de la devaluación sobre activos en moneda extranjera como las reservas internacionales o las letras intransferibles que le colocó el Gobierno anterior y que están nominadas en dólares a pesar de no tener valor de mercado).

A principios de año Sturzenegger y Prat-Gay acordaron limitar el financiamiento monetario a $ 160.000 millones en total, contado adelantos y utilidades. Con las transferencias hechas el viernes pasado, la cuenta llegó a $ 153.897 millones.

El Tesoro sólo podrá contar con $ 6.000 millones y monedas en lo que queda del año pero, según analistas, eso ni siquiera preocupa a Prat-Gay. La colocación de dos bonos en pesos la semana pasada terminó con sus necesidades financieras para este año.

"Con las nuevas colocaciones, el Gobierno cierra las necesidades financieras de 2016. En agosto, estimábamos para 2016 un gap financiero aún no cubierto de u$s 7000 millones. Desde entonces, el Tesoro colocó $ 97.000 millones ($ 6.800 millones del Boncer, $ 40.200 millones y $ 50.000 millones en Bonos del Tesoro 2018 y 2021 respectivamente). De esta manera, se completan las necesidades financieras del año, cuando aún restan por ingresar los recursos del blanqueo, que ayudarán a cubrir las fuertes necesidades financieras de 2017", escribió la consultora Elypsis en un informe. Los 2500 millones de euros a 5 y 10 años colocados ayer serían un extra.

Si se comparan los primeros nueve meses del mes con el mismo período del año pasado, la emisión monetaria para asistir al Tesoro creció 66%, frente a los $ 92.000 millones transferidos el año pasado hasta septiembre. Claro que, al detenerse en lo que queda del año, la comparación va a quedar prácticamente empatada en términos nominales: en todo 2015 se transfirieron $ 158.000 millones. Si se tiene en cuenta el valor que perdió el dinero con una inflación interanual cómoda por sobre el 40% , el mismo número implica una caída en términos reales.

Para el año próximo Sturzenegger y Prat-Gay acordaron que las transferencias no superarán los $ 150.000 millones. / Publicado por EL CRONISTA.-

Argentina emite 2.500 millones de euros en deuda.
Por Emese Bartha, publicado por The Wall Street Journal.

Argentina vendió 2.500 millones de euros (US$2.800 millones) en deuda, en lo que constituye un rápido retorno a los inversionistas extranjeros para un país que hasta hace poco estaba excluido de los mercados internacionales de capital.

La oferta prevista sigue a la emisión realizada por el gobierno argentino en abril por US$16.500 millones, un récord de emisión de deuda pública para una economía emergente. Los inversionistas sedientos de rendimientos han estado acumulando deuda de mercados emergentes en medio de una ola general de intereses bajos y negativos en otras partes, lo que ha estimulado la demanda de bonos desde Ghana hasta Brasil.

Pero Argentina, cuya economía se espera que se contraiga este año, es un recordatorio de los riesgos que conlleva este tipo de inversión para quienes ponen su dinero en los mercados emergentes.

El miércoles, el país comenzó a vender bonos denominados en euros en una operación de doble tramo, con vencimientos en enero de 2022 y enero de 2027.

La transacción tuvo un cupón de 4% para los bonos que vencen en 2022 y de 5,125% para los que vencen en 2027, de acuerdo con uno de los operadores que trabajó en la venta. La entidad dijo que la demanda alcanzó los 6.250 millones de euros para los dos tramos combinados.

La masiva emisión de bonos de abril fue un hito para el país, que en 2001 incurrió en cesación de pagos de su deuda soberana de más de US$80.000 millones. Las autoridades del país se enfrascaron luego en una pelea de años con los tenedores de bonos, llegando a calificar a algunos acreedores como “buitres”.

En los últimos seis meses, los fondos de mercados emergentes han recibido entradas netas por valor de US$45.500 millones, de acuerdo con cifras de la firma EPFR Global.

El dinero que fluye hacia los mercados en desarrollo llega a pesar del aumento de los riesgos. Aun contando con todo este dinero en efectivo, la calidad del crédito de los bonos soberanos de mercados emergentes puede deteriorarse, dijo esta semana un informe de Standard & Poor’s.

Nueve de los 20 mercados emergentes con la mayor cantidad de deuda soberana absoluta en circulación tienen perspectivas negativas, lo cual indica una posible rebaja en los próximos dos años, dijo Moritz Kraemer, jefe global de calificaciones de riesgo soberano de S&P. Esto frente a apenas dos perspectivas positivas entre esas 20 naciones.

S&P está particularmente preocupada por que un aumento de tasas de interés en Estados Unidos aspire el dinero de los mercados emergentes. Esa retirada podría producirse cuando los inversionistas empiecen a buscar rendimientos en EE.UU. y cuando un dólar más fuerte encarezca la deuda denominada en dólares, elevando así el riesgo de invertir en esa deuda soberana.

Argentina, junto con Turquía y Venezuela, fue identificada por S&P como entre los países más susceptibles, dado que está entre “los más dependientes de las entradas de capital”.

También se espera que la economía de Argentina se contraiga este año. Bank of America Merrill Lynch espera un crecimiento negativo de 1,5% en el Producto Interno Bruto antes de que repunte a 3% el próximo año, junto con una disminución de la inflación de alrededor de 36,5% este año a 20% en 2017. / Por Emese Bartha, publicado por The Wall Street Journal. — Jon Sindreu colaboró con este artículo.-

___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.