lunes, 24 de octubre de 2016

Argentina, los negocios tecnológicos podrían escalar significativamente

Sector de tecnología de Argentina está en el umbral de un "boom", pero aún persisten obstáculos.
Por Dion Rabouin, publicado por Reuters.

NUEVA YORK (Reuters) - La victoria de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales de noviembre en Argentina fue una clara señal para Diego Saez Gil de que era hora de volver a su país y llevar con él su emprendimiento de "equipaje inteligente".

Cuando Macri asumió el poder al mes siguiente, Saez Gil ya estaba armando una oficina de su firma Bluesmart en el barrio de Palermo, en Buenos Aires, para contratar 21 desarrolladores de software, diseñadores y personal de asistencia al cliente, más del doble del personal que tiene en su central en Nueva York.

"Comenzamos a pensar en el talento que necesitábamos para escalar la compañía, y al mismo tiempo vimos el nuevo Gobierno", dijo Saez Gil en una entrevista telefónica.

"Ese fue el catalizador para decir 'Argentina parece un muy buen lugar para ir'", explicó.

Mientras observa el crecimiento de su compañía, que produce equipaje que se cierra automáticamente y puede ser localizado a través de una aplicación desde un móvil, Saez Gil dice que su país natal ofrece la mejor combinación de una estructura amigable con los emprendimientos y una población altamente educada con habilidades vinculadas a la ingeniería.

Y cuando Macri eliminó controles cambiarios, recortó los requisitos de reservas y depósitos para los inversores externos y llegó a un acuerdo con acreedores impagos -lo que reabrió el acceso del país a los mercados internacionales de deuda- Saez Gil se convenció de que Argentina no espantaría a potenciales inversores.

Al igual que otros empresarios del sector tecnológico entrevistados por Reuters, también fue atraído por el potencial de una ley de "Emprendedores" -recientemente aprobada- que facilita la creación de empresas.

Presionado por la necesidad de lograr un repunte de una economía históricamente dependiente de materias primas como la carne y la soja, Macri espera que el emergente sector tecnológico sea una renovada fuente de crecimiento.

Elevar la inversión en el sector tecnológico a un 1,5 por ciento del Producto Interno Bruto es uno de los principales objetivos del Gobierno en su búsqueda para impulsar la actividad y el empleo.

Si bien están conformes con los pasos del nuevo gobierno, Saez Gil y otros empresarios argentinos como Martín Migoya, cofundador y presidente ejecutivo de la firma desarrollo de software Globant, creen que el país aún no tiene un mercado con la liquidez y profundidad suficiente como para cotizar sus acciones.

El tamaño de la población del país sudamericano representa un problema adicional.

"Argentina es un buen mercado, pero no es lo suficientemente grande como para pensar en una compañía multinacional que sólo provea a Argentina", dijo Migoya a Reuters en una entrevista telefónica.

"Por lo tanto, por definición, los empresarios en Argentina necesitan pensar en una forma global. Eso no es muy común y necesitamos fomentar esto", agregó.

Si Bluesmart eventualmente cotiza en bolsa, es más probable que lo haga en el Nasdaq que en el mercado de acciones de Buenos Aires. Los inversores locales en Argentina tienen un mejor manejo de sectores como minería, agronegocios y servicios públicos, indicó.

Este conocimiento limitado es sólo uno de los varios obstáculos para la expansión tecnológica en Argentina. Los empresarios dicen que incluso bajo una administración más favorable con el sector empresarial como la de Macri hay aún muchos desafíos que incluyen impuestos asfixiantes y la dificultad para obtener financiamiento bancario.

RELOCALIZANDO SERVICIOS

Un factor que podría ayudar a más emprendimientos vinculados al sector tecnológico es el creciente número de multinacionales que durante los últimos años han ubicado cientos de posiciones en la tercera mayor economía de América Latina. 

Firmas como JPMorgan Chase & Co, Citigroup Inc, Accenture y Chevron Corp han localizado empleos de investigación, contabilidad y atención al cliente tanto en inglés como en español en Argentina, aprovechando la relativa abundancia de graduados universitarios bilingües.

Chevron, por ejemplo, tiene desde hace cerca de una década empleados en Argentina que proveen servicios de contabilidad y soporte técnico para muchas de sus filiales en Latinoamérica, Estados Unidos y el Reino Unido.

El año pasado, JPMorgan abrió su primer centro global para Latinoamérica en el país, meses antes de la elección de Macri.

El banco, que previamente tenía allí solo una operación de inversión bancaria con unos 140 empleados, ahora tiene cerca de 700 con unas 100 posiciones en sectores como desarrollo de software, análisis de sistemas y procesamiento de seguridad, dijo a Reuters el presidente de JP Morgan para Argentina, Facundo Gómez Minujin.

Este tipo de tercerización de posiciones podría impulsar un ciclo virtuoso creando un "gran cuerpo de personas con conocimiento y entrenamiento técnicos", dijo Sramana Mitra, fundadora y presidenta ejecutiva de One Million by One Million, una red de apoyo global que incluye a Hernán Kazah, cofundador de la firma argentina de comercio electrónico MercadoLibre Inc.

Gómez Minujin dijo que JPMorgan planea contratar cerca de 400 trabajadores técnicos más en el próximo año en roles similares a los 100 iniciales, muchos de los cuales trabajarán para operaciones y clientes en Estados Unidos.

En general, el sector de trabajos externalizados en Argentina, o las posiciones que una firma relocaliza en el país, llegan a 105.000-115.000 posiciones equivalentes a un empleo completo (FTEs por sus siglas en inglés) en servicios globales, según el grupo de consultoría Everest Group.

Con estas cifras, el país es el primero en Sudamérica y se ubica sólo 20.000 posiciones por detrás del líder en servicios tecnológicos de Latinoamérica, que es México.

En los últimos 24 meses, 12 nuevos proveedores de servicios han abierto en Argentina, igualando a México y más que duplicando el ritmo en países más grandes como Brasil, muestran datos de Everest, pese a que aún está muy por detrás de India. 

A muchos les atrae el huso horario del país y la moneda devaluada, que perdió más de un 75 por ciento de su valor ante al dólar desde el 2011. Pero muchos otros también elogian el nivel de inglés y las capacidades técnicas de sus empleados.

"Argentina es el mejor lugar en Latinoamérica para armar un negocio", dijo Dileepan Siva, de la firma proveedora de software de gestión Moovweb, quien tiene un largo historial trabajando con firmas de tecnología como eBay Inc y Twitter Inc.. / Por Dion Rabouin, publicado por Reuters(Reporte adicional Caroline Stauffer y Luc Cohen en Buenos Aires; editado en español por Juana Casas).--


___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.