jueves, 2 de junio de 2016

Brasil - Su economía a "guatepeor"

La crisis económica de Brasil se recrudece, con pocas soluciones a la vista.
Paul Kiernan y Rogério Jelmayer, publicado por The Wall Street Journal.

RIO DE JANEIRO- La peor recesión de la historia reciente de Brasil continuó en 2016, en tanto el aumento del desempleo y la profundización de la crisis política arrastraron a la economía a su quinto trimestre consecutivo de caída, según indican datos conocidos el miércoles.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, o IBGE, dijo que el producto interno bruto brasileño se contrajo en términos desestacionalizados 0,3% durante el primer trimestre de 2016 respecto del trimestre anterior. Esto fue mucho mejor de lo esperado, ya que la estimación promedio en una encuesta realizada por The Wall Street Journal entre ocho economistas había proyectado una contracción de 0,9%.

En comparación con el primer trimestre de 2015, el PIB se contrajo 5,4%.

La mayor economía de América Latina está luchando por revertir lo que la mayoría de los economistas creen será su peor recesión en más de un siglo.

Se espera que la producción repita en 2016 la contracción de 3,8% que experimentó el año pasado. Goldman Sachs estima que el PIB per cápita de Brasil se contraerá al menos 9% en términos reales entre 2014 y 2016, más que durante la llamada “década perdida” de los 80.

“Desafortunadamente, creo que el segundo trimestre será peor”, dijo Alex Agostini, economista jefe de la firma brasileña de calificaciones crediticias Austin Rating. Dijo que los trabajadores que perdieron su trabajo a finales del año pasado están empezando a sufrir el agotamiento sus beneficios de desempleo.

Esto significa que los rigores de la situación económica ya se están haciendo sentir no solo a nivel de las empresas sino de la gente común. La tasa de desempleo se disparó al 11,2% entre febrero y abril, en comparación con 9,5% del trimestre anterior y los ingresos mensuales promedio de los trabajadores disminuyeron, según el IBGE.

La resultante disminución del gasto para consumo pesa en el crecimiento, que cayó 1,7% en el primer trimestre respecto del trimestre anterior. Una mejora del balance comercial, mayor a lo esperado, y el aumento de 1,1% en el gasto público ayudaron a compensar esa caída.

Neil Shearing, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics en Nueva York, dijo que el aumento del gasto podría reflejar el intento final de la presidenta Dilma Rousseff para conseguir apoyo popular mientras avanzaba el proceso de destitución en su contra en el congreso a principios de este año.

Rousseff se vio obligada a dejar su cargo temporalmente en mayo para enfrentar un juicio en el Senado. Su reemplazante, el vicepresidente Michel Temer, ha señalado la intención de reducir el agujero presupuestario de Brasil lo más rápido posible. El déficit del sector público superó el 10% del PIB en los 12 meses transcurridos hasta abril. Los niveles de deuda han aumentado considerablemente en el último año y la calificación de crédito soberano del país se ha reducido a chatarra.

“Tendremos que hacer sacrificios”, dijo Temer en un discurso el miércoles. “Pero estoy convencido de que es posible revertir la situación, recuperar la confianza y el crecimiento”.

Los economistas esperan que el gabinete pro- mercado de Temer permitirá recuperar la confianza de consumidores y empresas en el corto plazo y llevar adelante una serie de reformas muy necesarias a los sistemas de pensiones e impuestos más adelante.

Pero queda por ver si el presidente interino conseguirá reunir todo el apoyo político que necesita para hacer aprobar impopulares medidas de austeridad en el fraccionado Congreso brasileño. Menos de tres semanas después de haber asumido el cargo, dos de los 24 ministros de su gabinete debieron renunciar por supuestamente conspirar para obstruir una investigación de corrupción que ha implicado a los niveles superiores de su partido, el PMDB.

E incluso si Temer detiene el desangre de las finanzas públicas de Brasil, las medidas necesarias para lograr este objetivo –recortes de gastos, aumentos de impuestos o ambos— tienen más probabilidades de mellar el crecimiento de estimularlo, según los analistas.

“Con la actual perspectiva de un ajuste de política fiscal, el empuje a la economía desaparecerá”, dijo Shearing respecto del aumento del gasto público del primer trimestre.

Carlos Pedroso, economista jefe del Banco de Tokio en São Paulo, dijo que si Temer logra reavivar la confianza de los brasileños en la política económica, el impacto de las medidas de austeridad podría ser suavizado por mejoras en el gasto de los consumidores y las empresas.

La inversión fija, en particular, ha sido un lastre importante para el crecimiento ya que las empresas se atrincheraron contra la gestión económica de Rousseff. Este indicador bajó 2,7% en el primer trimestre respecto del trimestre anterior, su décima caída consecutiva, según los datos del miércoles.

Rogério Soares, dueño de un gimnasio en São Paulo que desde que sus ganancias comenzaron a caer en 2014 ha tenido que reducir su nómina y sus gastos, dijo que la destitución de Rousseff ha inspirado “una dosis de optimismo”. Pero todavía es prudente.

“Creo que tiene que haber un cambio para restablecer la confianza, pero en la práctica es muy temprano”, dijo. “En mi caso, por ejemplo, no voy a empezar a invertir de nuevo y voy a centrarme en preservar el efectivo. No tengo la confianza todavía”. / Paul Kiernan y Rogério Jelmayer, publicado por The Wall Street Journal.--


Post relacionados

___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.