lunes, 10 de agosto de 2015

El próximo presidente de Argentina se definiría en balotaje

Resultados de primarias en Argentina auguran balotaje para elecciones presidenciales.
Por Walter Bianchi y Maximiliano Rizzi, publicado por Reuters.

BUENOS AIRES (Reuters) - El próximo presidente de Argentina se definiría en balotaje si el candidato oficialista Daniel Scioli no logra conquistar más votos que en las primarias abiertas del domingo, que fueron vistas como un termómetro de las elecciones del 25 de octubre.

Con más del 96 por ciento de las mesas contabilizadas, el peronista de centroizquierda Scioli -que gobierna la provincia de Buenos Aires- obtenía el 38,5 por ciento de los votos, seguido por el alcalde de la capital argentina, el opositor Mauricio Macri, cuyo frente de centroderecha sumaba el 30 por ciento.

Resultados de las PASO 2015
Infografía con el mapa departamental del País con los resultados de las PASO
Imagen: Captura de pantalla del website del diario La Nación

"Estamos donde creíamos que íbamos a estar", dijo a periodistas el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, también candidato oficialista en la interna por la gobernación de Buenos Aires, donde vive cerca de la mitad de la población argentina.

Pero con estos resultados, los analistas creen que será difícil para Scioli lograr un triunfo en primera vuelta, es decir con más de un 45 por ciento de los votos o con un 40 por ciento y un margen de 10 puntos sobre el rival más próximo.

Las acciones y los bonos argentinos respondieron con alzas ante las señales de una posible segunda vuelta en noviembre con Macri, un candidato más amigable para los mercados que Scioli, que es un moderado pero que cuenta con el apoyo de la saliente presidenta Cristina Fernández, cuyo partido ha estado 12 años en el poder.

"(Scioli) la va a tener complicada", dijo a Reuters Lorena Moscovich, politóloga de la Universidad de San Andrés. "Está muy ajustado y es de esperar que haya alguna variación de los votos; las diferencias más importantes pueden estar en los votantes en blanco y en aquellos que no fueron a votar".

En medio de fuertes tormentas que dificultaron el movimiento en importantes ciudades del país, el domingo votó casi el 74 por ciento de los ciudadanos habilitados, por debajo del casi 79 por ciento registrado en las primarias del 2011. / Por Walter Bianchi y Maximiliano Rizzi, publicado por Reuters. (Editado por Pablo Garibian / REUTERS GB).--

Daniel Scioli toma la delantera en las elecciones argentinas, pero la oposición aún podría vencerlo.
Por Taos Turner, publicado por The Wall Street Journal.

BUENOS AIRES—Un gobernador leal a la presidenta Cristina Kirchner emergió de una elección primaria como el principal candidato para reemplazarla cuando termine su mandato en diciembre. Sin embargo, los partidos de oposición aún podrían arrebatarle la presidencia en las elecciones generales.

El excampeón de carreras de botes de alta velocidad Daniel Scioli obtuvo casi el 39% de los votos en la elección, en el cual los votantes nominaban candidatos para participar en la elección general en octubre. Su ventaja de casi nueve puntos sobre una coalición de la oposición liderada por el alcalde de Buenos Aires Mauricio Macri lo deja al alcance de una victoria.

La ley argentina requiere que un candidato obtenga al menos 45% de los votos o 40% más una diferencia de 10 puntos sobre su rival más cercano para evitar ir a una segunda vuelta.

Aunque Scioli, del Partido Frente Para la Victoria superó a otros candidatos, casi 60% de los votantes favorecieron a candidatos de la oposición. Si suficientes de esos votantes apoyan a Macri en octubre, podrían darle la victoria.

“El partido de gobierno puede haber llegado a su techo en términos de votos potenciales, mientras que la oposición quizás tiene el mayor margen para crecer”, dijo Dante Sica, quien dirige la firma de consultoría Abeceb.

Tanto Scioli como Macri, que obtuvo cerca de 24% de los votos, tendrán que atraer a los simpatizantes del congresista Sergio Massa, quien terminó en tercer lugar con cerca de 14% de los votos.

“Massa le quitó votos a Macri, pero también a Scioli”, dijo Sica. “Los resultados de la primaria muestran que probablemente iremos a segunda vuelta y que esta sería muy reñida”.

En juego se encuentra el legado de Kirchner y sus políticas populistas. Ella y su esposo y predecesor Néstor Kirchner llegaron al poder en 2003 y recibieron un amplio apoyo después de resolver una agobiante crisis financiera e invertir en programas sociales. Pero con el tiempo, sus políticas alimentaron la inflación y recientemente, generaron un estancamiento económico y pobreza, lo que le quitó votantes.

Scioli ha alabado las políticas de la presidenta y ha prometido continuidad. En cambio, Macri promete un giro más abrupto hacia políticas de mercado más abiertas que según él incrementarán la inversión y el crecimiento económico. / Por Taos Turner, publicado por The Wall Street Journal.--

El kirchnerismo se impone pero no despeja la incertidumbre electoral.
Por César G. Calero, publicado en EL MUNDO.

El kirchnerismo continúa siendo la primera fuerza política de Argentina. El candidato oficialista, Daniel Scioli, se ha impuesto este domingo en unas elecciones primarias que, sin embargo, no han despejado la incertidumbre electoral de cara a los comicios presidenciales de octubre.

Con el 81,51% de los votos escrutados, Scioli aventaja en seis puntos (37,75% frente a 30,76%) a la coalición encabezada por el líder conservador Mauricio Macri. Si se repite este resultado provisional en octubre, sería necesaria una segunda vuelta electoral para elegir al sucesor de Cristina Kirchner en la Casa Rosada.

Al ser abiertas y obligatorias, las elecciones primarias, en las que se elegían a los candidatos de los partidos políticos, han arrojado una radiografía de las preferencias del electorado.

El triunfo de Scioli, que se presentaba como candidato único por el Frente para la Victoria (FpV), esconde algunas preocupaciones para el oficialismo. Para evitar una segunda vuelta en octubre, el ganador debe lograr el 45% de los votos o al menos el 40% y diez puntos de diferencia sobre el segundo. De momento, Scioli no alcanza esas cifras, por lo que tendría que batirse en una nueva ronda electoral previsiblemente con Macri, que se ha impuesto en las primarias de su coalición, Cambiemos, al radical Ernesto Sanz y a la líder de Coalición Cívica, Elisa Carrió.

El líder del centroderechista PRO (Propuesta Republicana) también tiene algunas razones para estar preocupado. Su rechazo a pactar en su momento con el tercer candidato en discordia, el peronista disidente Sergio Massa, ha dividido el voto de la oposición.

Con su Frente Renovador, Massa, ex dirigente kirchnerista, ha logrado algo más del 20% de los votos (si se suman los votos de su rival en las primarias de su coalición, José Manuel de la Sota) y ha quebrado en parte la polarización entre el kirchnerismo y la derecha. Massa, que encabezaba las encuestas hace un año, se fue desinflando en los últimos meses mientras Macri ocupaba el liderazgo de la oposición. El resultado de las primarias vuelve a darle alas al peronista disidente, aunque será difícil que supere al alcalde de Buenos Aires en octubre.

En el "búnker" electoral del oficialismo, en el céntrico auditorio Luna Park de Buenos Aires, Scioli ha mostrado su satisfacción por una victoria que ya auguraban todos los sondeos previos y que ha dedicado a sus mentores políticos: "Néstor (Kirchner), esta victoria, de corazón, va por la confianza que me diste en su momento para tener las más altas responsabilidades dentro de este proyecto; y en especial (dedico la victoria) a nuestra querida compañera presidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, que ha generado las condiciones políticas, económicas y sociales de nuestro proyecto".

Su rival, Macri, también se ha sentido ganador al vislumbrar una segunda vuelta electoral en octubre: "Se consolida una alternativa en Argentina, y Cambiemos es mucho más que un acuerdo de tres dirigentes y tres partidos políticos; representa una nueva visión de nuestro país que incluye a una mayoría de argentinos que sentimos que merecemos vivir mejor", ha declarado el dirigente conservador en la sede electoral de la coalición de centroderecha.

La jornada electoral ha estado marcada por las fuertes lluvias e inundaciones en varias provincias, una circunstancia que ha llevado la participación al 69%, algo por debajo del promedio histórico.

Aunque no se han registrado incidentes relevantes, el partido de Macri ha denunciado el robo de papeletas de su espacio político en varios colegios electorales. "Empezó el robo de boletas; algunos están flacos y salen gordos del cuarto oscuro", se apresuró a denunciar Macri a primera hora de la mañana. Sin embargo, no se presentó ninguna denuncia ante la justicia electoral. Precisamente, el partido de centroderecha había manifestado antes de las elecciones su temor ante un posible fraude en los bastiones peronistas, como la provincia de Buenos Aires, que representa cerca del 38% del padrón electoral. De ahí que Macri hiciera antes de las elecciones un llamamiento a la inscripción de fiscales electorales para monitorear el recuento de los votos. Esa fiscalización, que el peronismo tiene bien aceitada desde hace décadas, ha sido uno de los mayores quebraderos de cabeza de los partidos de la oposición, con menos recursos humanos y materiales que el kirchnerismo.

Además de los candidatos a las elecciones presidenciales, en la consulta de ayer se dirimía qué aspirantes podrán postularse para los gobiernos de seis provincias, entre ellos el de Buenos Aires. El lento escrutinio en la provincia más decisiva del país, que cuenta con cerca del 38% del padrón, no ha definido un claro ganador, aunque el kirchnerismo se habría impuesto al sumar los porcentajes de sus dos precandidatos. Uno de ellos, Aníbal Fernández, jefe del Gabinete de ministros de Kirchner, sufrió hace una semana una grave denuncia, cuando dos narcotraficantes lo vincularon con el crimen organizado en un programa de televisión.

Reinvención K

Con la victoria de Scioli, el kirchnerismo dio ayer el primer paso para ensayar una reinvención que permita a la presidenta mantener en el futuro ciertas cuotas de poder si finalmente Scioli gana las elecciones en octubre. El gobernador de Buenos Aires, cuestionado hasta hace poco por la dirigencia kirchnerista, ya tiene el bautismo de votos que necesitaba para sentirse respaldado por el electorado.

Sin embargo, Kirchner, con un alto índice de popularidad tras ocho años de gobierno (2007-2015), no ha soltado lastre todavía. Antes de hacer las maletas en la residencia oficial de la Quinta de Olivos, la presidenta ha ido atando todos los cabos posibles para que su marcha del Gobierno no signifique necesariamente un alejamiento del poder.

Armó a su antojo las listas electorales hace unas semanas para situar como candidatos al Congreso a los militantes de la organización ultrakirchnerista "La Cámpora", que lidera Máximo Kirchner, el primogénito de Cristina, que ayer superó la prueba electoral para postularse como candidato a diputado nacional.

Pero Scioli ya ha avisado: "Gobernaré a mi manera, profundizando lo que haya que profundizar y cambiando lo que haya que cambiar". El gobernador no para de hacerle guiños a las clases medias para atraerse el voto de aquellos ciudadanos que sin ser antikirchneristas recalcitrantes, se sintieron afectados en esta "década ganada" por el "cepo" al dólar, la inflación o el exceso de caudillismo.

La derrota de Máximo

El hijo de la presidenta, Máximo Kirchner, se hizo con la candidatura a diputado nacional del gobernante Frente para la Victoria por la provincia de Santa Cruz (sur), pero perdió por un estrecho margen frente a una alianza opositora, según informó Efe, con unos porcentajes del 44,5% frente al 47,85% de Unión para vivir mejor.

"Quien les habla soportó cualquier cosa, agravios, agresiones, estigmatización, mentira, pero bastó una elección en Santa Cruz para demostrar que el pueblo no se engaña, ni con la tele ni con la plata", había dicho Kirchner cuando sólo se conocían los datos provisionales del escrutinio. / Por César G. Calero, publicado en EL MUNDO.--

Notas relacionadas:

___________________
Nota: Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.