domingo, 22 de febrero de 2015

Cualquiera puede ser víctima del ciberespionaje

Me han comentado que en ciertos ámbitos "tech" corre un rumor sobre la creciente sospecha que tras el complicado escenario político que se vive en el País, no sería sorprendente que seamos víctimas del fantasma ciberespionaje gubernamental.

No me consta en absoluto, pero que feo debe ser el estar acosado por el ciberespionaje gubernamental, si es que lo hay. Seguramente agrandaría enormemente nuestra sensación de indefensión. Que es importante ya por la inseguridad en que vivimos, y que no es precisamente una sensación.

Esa "actividad" contra los derechos y libertades no es algo novedoso, no son pocos los ejemplos de los que se han tenido noticias en el Mundo. El caso de las denuncias en Venezuela, hace un año, tras las movilizaciones, son un ejemplo importante de destacar.

Imagen:"He's watching you" ©Todos los derechos reservados
"El uso de tecnologías intrusivas de vigilancia ha tenido un impacto dramático sobre el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la privacidad y el derecho de asociación a lo largo y ancho del mundo. Mediante el uso de tecnologías avanzadas que permiten rastrear, monitorear y espiar las comunicaciones y actividades de los ciudadanos, los gobiernos poseen la capacidad de leer comunicaciones privadas (desde e-mails hasta llamadas de Skype) e inclusive encender la cámara y el micrófono de tu computadora sin que tú te enteres jamás" (ALT1040).

Tanto ha impactado éste asunto, del ciberespionaje gubernamental, en las sociedades que se vienen haciendo esfuerzos, desde distintas organizaciones pro derechos, para brindar asistencia y herramientas a los ciudadanos. Una herramienta que ha tomado notoriedad desde el año pasado es Detekt, una herramienta gratuita auspiciada por Amnistía Internacional, Digitale Gesellschaft, FEP, y Privacy International, para buscar software de vigilancia sobre Microsoft Windows.

Se debe tener en cuenta que la herramienta no es un antivirus y no garantiza la detección de todos los programas espía, ni tiene la intención de dar una falsa sensación de seguridad, y debe ser utilizado con otros métodos para combatir el malware y spyware.

Desde hace mucho que algunos venimos diciendo que son "tiempos peligrosos" en el Mundo. Por lo que se percibe localmente la situación podría agravarse por lo conflictivo que se plantean los tiempos políticos por venir.

Además, hay que considerar seriamente que se informa cada vez más sobre un nicho de negocio prometedor, el de los cibermercenarios (Me acuerdo de un dicho: "a río revuelto, ganancia de pescadores"). 

"Según expertos en seguridad, grupos organizados de piratas informáticos de alta cualificación están siendo contratados por compañías estatales y privadas para organizar e implementar complejos ataques con objetivos muy específicos, habitualmente contra empresas para robar información o destruir datos e infraestructuras" (ABC.es).

Entre las "armas" utilizadas están las amenazas persistentes avanzadas (APT), cada vez más sigilosas y sofisticadas, utilizan técnicas de ingeniería social insidiosas para infiltrarse discretamente en sus objetivos e implementan malware personalizado que puede permanecer indetectable durante meses. Hasta que el ciberatacante, de forma remota y encubierta, realiza un "ataque dirigido" que puede tener múltiples propósitos y consecuencias, que van desde el robo, la destrucción de información y/o la pérdida de operatividad del atacado, que puede ser un particular, una empresa o una organización.

Las viejas de antes solían decir: "yo no creo en fantasmas, pero que los hay...". 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.