jueves, 27 de noviembre de 2014

Sobre la burbuja inmobiliaria de China

Altos niveles de deuda, la corrupción y su gran tamaño entorpecen el desarrollo del gigante asiático. En un viaje a China en 2009, subí a la cima de una pagoda de 13 pisos en el centro industrial de Changzhou, no muy distante de Shanghai, y observé los alrededores. Las grúas de construcción se extendían por el horizonte contaminado por la polución, que lucía amarillo a la luz del sol. Mi hijo Daniel, que dictaba clases de inglés en una universidad local, me dijo, “el amarillo es el color del desarrollo”.
Por Bob Davis para The Wall Street Journal.

Muy interesante la nota, una lectura recomendada. Algunas frases que considero notables en la nota:

  • "Altos niveles de deuda, la corrupción y su gran tamaño entorpecen el desarrollo del gigante asiático".
  • "La construcción no es, necesariamente, una señal de dinamismo económico. También sería indicio de falta de control".
  • "En China aprendí que el amarillo no es sólo el color del desarrollo. También es el color del ocaso".

Lo de "edificios de departamentos vacíos", me recuerda a lo que se señala de Puerto Madero. Tal como he leído por ahí, "el monocultivo de cemento no es bueno". 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.