domingo, 27 de julio de 2014

Los groomer acechan

Tal como lo han estado mencionando algunos medios nacionales y locales, el caso Magaly Hermida, desaparecida durante 17 horas de la casa de su familia en San Isidro, puso nuevamente en cuestión la seguridad del uso de las redes sociales, como Facebook, y las aplicaciones móviles de comunicación como Whatsapp, sin el debido control parental de niños y adolescentes.

El "grooming", como se está llamando a la modalidad que "implica una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las inhibiciones del niño y poder abusar sexualmente de él", se ha convertido en el delito de mayor impacto sobre adolescentes en el web.

Los pedófilos (los groomers) acechan a sus víctimas, mediante la utilización de una identidad falsa, usurpada, se vuelven expertos en usar mecanismos de seducción para engañar a sus víctimas, que en la actualidad tienen un promedio de edad entre los 10 y 17 años.

Los padres y las instituciones deben tomar y generar conciencia que esta modalidad delictiva no es una moda pasajera, ha venido para quedarse.

Los padres deben ganarse la confianza de sus hijos para que éstos permitan de buena manera el control parental sobre todas sus comunicaciones, no es una tarea fácil, que que debe complementarse con un muy buen asesoramiento para conocer y entender el peligro que acecha a sus hijos. Las instituciones educativas deben informar y educar sobre el problema.

Un detalle importante son el webcam y la cámara del smartphone, ya que el intercambio de imágenes "comprometedoras" por parte de los niños y jóvenes, constituyen uno de los elementos que llama la atención del groomer. Es de suma importancia concientizar a los chicos sobre lo peligros que implica un mal uso de éstos dispositivos. Saber colocar un tapa indiscretos sobre la webcam ayuda.

El asunto del "sexting" (viene de sexo y texting, "mensajear" en inglés), es un gran tema a controlar. No pocas victimas de los groomers y redes de prostitución cayeron por su participación en ésta mala modalidad, muy difundida en la juventud.
Imagen de Manisha. Visto en http://canadianfamily.org
Una serie de recomendaciones interesantes para padres, niños y jóvenes, para el cuidado de datos personales a la hora de navegar en Internet incluye:
  • Saber qué personas tienen acceso a la computadora que usa el joven.
  • Eliminar los registros del navegador.
  • Proteger con contraseña los archivos que se usan.
  • Siempre cerrar la sesión de la cuenta que se esté usando.
  • Cuando se usa un navegador, borrar los archivos recientes (el caché).
  • Borrar el historial de los sitios a los que se accedió.
  • Tener un sistema de seguridad completo, que no sólo incluya el antivirus, en funcionamiento.
  • No aceptar solicitudes con nombres de usuario asociados a dibujos animados o juguetes.
  • El nombre de usuario no debe contener ni el nombre ni la edad del niño o adolescente.
  • Desconfiar de la excesiva amabilidad o de las invitaciones a viajes y salidas.
Cómo identificar situaciones de riesgo
  • Cuando la otra persona insiste en recibir fotos, videos, o cualquier otro dato.
  • Cuando hay una amenaza de pérdida de interés si el joven no cumple con lo que se le pide.
  • Cuando alguien insiste en un encuentro personal, sobre todo cuando sugiere que sea sin compañía.-
El 13 de noviembre de 2013 el Senado de la Nación Argentina aprobó la Ley de Grooming. Ésta Ley que incorpora al Código Penal la figura del ciberhostigamiento, y la penalización incluye prisión de seis meses a 4 años el que por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones, o cualquier tecnología de transmisión de datos, contacte a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.