viernes, 10 de enero de 2014

Por aumento de costos ya no es competitiva la agricultura tradicional en el NOA

NOA: Por el costo de fletes ya no es rentable producir soja y maíz
Publicado en Región Norte Grande. Fuente: Movimiento CREA

El incremento sustancial de los costos de producción y comercialización -principalmente fletes- determinó que la siembra de soja y de maíz sea prácticamente inviable en el NOA. Por tal motivo, buena parte del área de cultivos extensivos en el ciclo 2013/14 podría ser reemplazada por especialidades como el poroto o la chía.

Sin embargo, el crecimiento de la siembra de especialidades agrícolas provoca un aumento considerable del riesgo, porque las fluctuaciones de precios de tales productos son mucho más pronunciadas e imprevisibles que en el caso de los cultivos tradicionales.

En la región pampeana el costo de producción del cultivo de maíz prácticamente duplica al de soja. Pero en muchos campos del NOA, debido a la notable incidencia de las plagas, que obligan hasta siete aplicaciones por campaña, el costo de la oleaginosa es equivalente al del maíz (para el presente ciclo 2013/14 entre 291 a 345 u$s/ha según el caso, ver gráfico 1).

Visto en Movimiento CREA

Por otro lado, en la zona agrícola tradicional del NOA -localizada fundamentalmente en el sur de Salta, este de Tucumán y oeste de Santiago del Estero- un esquema típico en campo arrendado de 75 por ciento de soja, 25 por ciento de trigo y 25 por ciento de maíz genera una rentabilidad nula con rindes promedio históricos, según se desprende de cálculos efectuados por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) de esa región. Se necesitan rindes excepcionales para lograr una renta aceptable, algo que no viene sucediendo en los últimos años por inconvenientes climáticos.

La situación se complica a medida que aumenta la distancia a las terminales portuarias de la región pampeana. “En el norte de Salta -Pichanal hasta el límite con Bolivia- estamos a unos 1700 kilómetros de Rosario con un costo de flete de al menos 80 u$s/tonelada; eso saca de pista a la producción de soja y maíz en la zona”, explica Ezequiel Vedoya, productor del CREA Bermejo.

“En la campaña pasada, la soja ocupaba un 35% de la superficie agrícola total, pero en el presente ciclo sería del orden del 14%”, diferencia.

“Estamos evaluando producir especialidades agrícolas ante la inviabilidad económica que presentan los cultivos de soja y el maíz en la región”, comenta Candela Plomer, asesora del CREA Las Maravillas, integrado por empresas agrícolas ubicadas en la zona de influencia de la ciudad de Tartagal.

En el ciclo 2013/14 las empresas del grupo sembrarán menos de 1000 hectáreas de soja versus 12.000 en la campaña anterior, mientras que en el caso del maíz serían apenas 600 contra 2500 hectáreas en el ciclo 2012/13. “Con el valor actual de los fletes a Rosario, los márgenes dan negativos con los rindes históricos de 25 qq/ha de soja y 50 qq/ha de maíz”, explica Candela.

Alternativas riesgosas

Una de las alternativas evaluadas para intentar sobrevivir en 2014 es la producción de chía, un cultivo que el año pasado se sembró por contrato. Sin embargo, una siembra desmedida de la especialidad, más que una solución, podría ser un problema. Hay que considerar que, a diferencia de los commodities como la soja y el maíz, las especialidades que se pueden cultivar en el NOA tienen mercados limitados y de fácil saturación. La decisión de los agricultores de la región, al correr estos riesgos comerciales no buscados, muestra a las claras cuán compleja es la situación de la zona.

Hernando Arias, integrante del CREA Juramento, es un productor de chía con muchos años de experiencia. “Este año tenemos programado reducir el área prevista de maíz y estamos analizando la posibilidad de aumentar la de poroto y de chía”, proyecta.

“Producimos chía en el marco de contratos de producción; no es aconsejable hacerlo de otra manera, sobre todo en un año en el que la situación financiera de las empresas es muy delicada”, añade. El empresario indica que el precio mínimo necesario para que el cultivo sea viable es de 2000 u$s/tonelada. “Aún no hemos conseguido un contrato con esa base de precio; si no logramos ese valor, tampoco vamos a sembrar chía este año”, apunta. El rinde óptimo de chía logrado en la zona es de unos 500 kg/ha.

La especialidad con mejores perspectivas de precios en 2014 es el poroto Alubia, pero, debido a la seca registrada en el último ciclo, la disponibilidad de semilla –tanto en cantidad como en calidad– es limitada.

Otra de las especialidades que se sembrarán en la zona para diversificar la matriz productiva son maíz pisingallo, maíz colorado (destinado fundamentalmente a la elaboración de cereales para desayuno) y sésamo.

Combinación negativa

Este año la cosecha de soja en la región del NOA fue mala. Con un rinde de 2 toneladas por hectárea en el CREA Las Maravillas, los productores se quedaron sin utilidades, pero el Estado se llevó 322 u$s/ha por derechos de exportación sin haber corrido ningún riesgo (Dos toneladas de soja por hectárea, a 460 dólares por tonelada FOB, por 35 por ciento de retenciones totaliza 322 dólares por hectárea).

La alta presión impositiva, combinada con una situación climática desfavorable durante dos años, que malogró las cosechas gruesa y fina, provocó una iliquidez generalizada en el NOA, no sólo de las empresas agropecuarias, sino también de las numerosas firmas que comercializan insumos y servicios para el sector, además de aquellas dedicadas a procesar los productos generados en el campo.

Una encuesta realizada a principios de la campaña agrícola 2013/14 entre los miembros de los 13 grupos CREA de la zona NOA muestra que el 45 por ciento de los consultados tenía problemas financieros; el 38 por ciento padecía problemas económicos y financieros, y el 17 por ciento había perdido parte del patrimonio que tenía al cierre del ejercicio anterior. En otro relevamiento se determinó que los productores de la zona NOA mostraban los índices más altos de pérdida de capital operativo de todo el Movimiento CREA.

Sin embargo, el problema no es sólo de los agricultores. Se observa un empobrecimiento generalizado en las comunidades que están insertas en las zonas de producción. Dos años seguidos de sequía minimizaron la demanda de bienes y servicios por parte de la cadena agrícola y dejaron a muchos comercios generales cerrados o al borde de la quiebra, con el desempleo como consecuencia directa.

Se requiere una urgente modificación de las actuales reglas de juego para la producción zonal, ya que con las actuales pierden los productores, todos los eslabones de la cadena agrícola, las comunidades y, sobre todo, el país. / Publicado en Región Norte Grande.  Fuente: Movimiento CREA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.