martes, 5 de marzo de 2013

Sobre sistemas móviles y el gran negocio de las aplicaciones

Dime qué sistema móvil usas y te diré el precio de la aplicación.- "La conclusión a la que están llegando es que lo gratuito sigue siendo lo más popular, aunque usuarios del iPhone y el iPad generalmente están más inclinados a pagar por descargar aplicaciones y evitar los anuncios publicitarios en comparación a los que usan aparatos con Android. Los clientes de la tienda de aplicaciones de Amazon, por su lado, suelen realizar más compras dentro de las aplicaciones. Pero en general, la economía del negocio de las aplicaciones sigue cambiando...".- Por Greg Bensinger para The Wall Street Journal.

Las aplicaciones, un negocio global de US$25.000 millones.- Casi cinco años después de que Apple Inc. desatara la fiebre por las aplicaciones móviles, el negocio está en pleno auge. Las tiendas gestionadas por Apple y Google Inc. ofrecen más de 700.000 aplicaciones cada una. Con una oferta tan abundante, se estima que los usuarios dedican un promedio de dos horas al día a las aplicaciones y que los ingresos del negocio a nivel global crecerán 62% este año para sumar US$25.000 millones. La industria de las aplicaciones ha madurado en varios aspectos. Por Jessica E. Lessin y Spencer E. Ante para The Wall Street Journal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.