miércoles, 13 de marzo de 2013

Sobre el Papa Francisco I en la prensa internacional

El argentino Jorge Mario Bergoglio es el nuevo Papa
Por Ken Parks para The Wall Street Journal

BUENOS AIRES— El cardenal de Argentina Jorge Mario Bergoglio, un jesuita y actual arzobispo de Buenos Aires, fue elegido Papa el miércoles por los cardenales que buscaban un candidato de consenso que pudiera unir las diferentes facciones de la Iglesia Católica y detener la pérdida de feligreses.

El Papa Francisco I enfrenta la enorme tarea de sanar las divisiones dentro de la jerarquía de la iglesia, y servir a 1.200 millones de fieles.

El nuevo Papa trae una amplia experiencia pastoral en Argentina, pero no está claro cuánta influencia tiene dentro de la Curia Romana, el cuerpo administrativo del Vaticano. Bergoglio nunca ha desempeñado una función relevante en la Curia.

El Papa de 76 años fue elegido por los 115 cardinales en el segundo día de votaciones. El Papa número 266 sucede al papa Benedicto XVI, quien renunció por razones de salud en febrero.

Nacido en Buenos Aires, Bergoglio fue ordenado sacerdote jesuita en 1969. Fue designado obispo en 1992 y seis años después nombrado arzobispo de Buenos Aires. Bergolio fue designado cardenal por Juan Pablo II en 2001.

Personas cercanas a Bergoglio afirman que se escapa a los boatos de la figura de cardenal y que prefiere ser llamado "Padre Jorge" en vez de responder a títulos más formales como "Cardenal" o "su eminencia". Suele desplazarse a las parroquias e iglesias en transporte públicos vestido como un cura común y corriente.

En el lenguaje de la iglesia en Argentina, es un "pastor" y no un "príncipe".

Ha buscado una iglesia abierta en vez de una que se encierra dentro de sus templos y lugares de culto. Bergoglio ha respaldado la tarea de sacerdotes que desempeñan su trabajo en las "villas", como se conocen a los asentamientos pobres en la capital y los alrededores de Buenos Aires.

Al mismo tiempo, es dueño de una lectura ortodoxa de temas sociales como el matrimonio homosexual, el aborto y la eutanasia. Se opuso profundamente a la legislación del matrimonio gay que se convirtió en ley en 2010 en Argentina.

La renuncia del Papa Benedicto XVI —la primera de un papa en más de 600 años— suscitó un debate sobre una serie de temas que incluyen la administración del banco del Vaticano y el lento ritmo de las reformas de la Curia Romana.

Los cardenales también han deliberado acerca de la necesidad de revivir el catolicismo en Europa, su hogar tradicional, y el desplazamiento demográfico hacia países en desarrollo en Latinoamérica y África. / The Wall Street Journal.

Argentino Bergoglio es el nuevo Papa y elige el nombre de Francisco I
Por Barry Moody y Philip Pullella para Reuters

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El argentino Jorge Bergoglio fue elegido el miércoles como Papa para liderar a la Iglesia Católica Romana, en una sorpresiva decisión, y dijo que tomará el nombre de Francisco I.

El Papa Francisco, de 76 años, apareció en el balcón de la Basílica de San Pedro una hora después de que emergiera humo blanco de la Capilla Sixtina, la señal de que se había elegido al nuevo líder de los 1.200 millones de católicos en el mundo.

La elección de Bergoglio, el primer Sumo Pontífice latinoamericano, fue anunciada por el cardenal francés Jean-Louis Tauran con la frase en latín "Annuntio vobis gaudium magnum. Habemus Papam" ("Les anuncio una gran alegría. Tenemos un Papa".

Francisco se convierte en el pontífice número 266 en los 2.000 años de historia de la Iglesia, una institución que atraviesa por una crisis causada por escándalos de abusos sexuales, disputas y burocracia al interior del Vaticano y la propagación del secularismo.

El Papa Francisco entregó su primera bendición a la multitud reunida en la Plaza San Pedro y pidió a los hombres y mujeres de buena lo en su tarea al frente de la Iglesia Católica.

Antes de entregar la primera bendición "urbi et orbe" como Papa, el nuevo jefe de la Iglesia dijo que el mundo debería emprender un sendero de amor y fraternidad.

"Como ustedes saben, el deber del cónclave es darle un obispo a Roma. Tal parece que mis hermanos cardenales fueron casi al fin del mundo" para escoger al nuevo pontífice, dijo Francisco.

El Papa agradeció en italiano a su predecesor Benedicto XVI por su labor al frente de la Iglesia Católica.

La elección de Francisco dio por tierra con una de las principales conjeturas previas a la elección, que el nuevo Papa debería ser relativamente joven.

El argentino es el hombre de más edad de la mayoría de los candidatos y apenas había sido nombrado en las listas previas de los grandes candidatos antes del cónclave.

Es el primer jesuita en convertirse en Papa.

Los cardenales eligieron a Bergoglio en el segundo día del cónclave para definir al sucesor de Benedicto XVI, quien renunció inesperadamente el mes pasado.

La decisión se produjo más rápido de lo esperado, en el primer día completo de votaciones de los 115 cardenales electores, quienes se recluyeron tras los muros de la Capilla Sixtina el martes por la tarde.

Una jubilosa multitud congregada en la Plaza San Pedro comenzó a aplaudir cuando emergió el humo blanco, tras haber esperado en medio de una persistente lluvia y el viento helado para presenciar un momento histórico.

Benedicto XVI renunció inesperadamente el mes pasado por considerar que su salud no era lo suficientemente fuerte como para encarar los desafíos de la Iglesia.

Sólo un hombre desde el comienzo del siglo XX, Pío XII, fue elegido en las primeras tres votaciones y, en promedio, han sido necesarias siete votaciones en los nueve últimos cónclaves. Benedicto XVI fue elegido en el 2005 después de cuatro votaciones.

EMOCION

La multitud emocionada gritó todavía más fuerte cuando apareció Francisco, el primer pontífice en tomar ese nombre. "Viva el Papa", gritaron.

"No lo esperaba, pero estoy absolutamente feliz. Es un momento único. Aquí hay una gran sensación de unidad. Es genial que hayan tomado la decisión sobre quién va a liderar la Iglesia", dijo John Mcginley, un sacerdote escocés de Glasgow que viajó al Vaticano para presenciar el cónclave.

"Es un gran momento en la historia, algo que le puedo contar a mi madre", dijo el australiano David Brasch, de 30 años. "Tiene que controlar el tema del abuso a los niños. No sé cómo lo harán. Tiene que unir a 1.200 millones de personas", agregó.

Las bandas de las fuerzas armadas de Italia y de la guardia suiza del Vaticano desfilaron frente a la Basílica antes de la aparición del Papa.

Los cardenales quedaron recluidos el martes en la Capilla Sixtina, bajo los frescos de Miguel Angel, tras un día de pompa religiosa y oración y que terminó, como se esperaba, con humo negro saliendo de la chimenea dos horas después.

Ningún cónclave moderno alcanzó una decisión el primer día, que se considera un filtro, pero, con rapidez, los cardenales eligieron al nuevo Papa en la segunda jornada.

Francisco I asumirá una carga que según dijo Benedicto XVI en febrero, iba más allá de sus capacidades físicas.

La Iglesia sufre los escándalos por abusos a niños y el caso "Vatileaks", en el que el mayordomo de Benedicto XVI reveló documentos que denunciaban corrupción y luchas internas dentro de la Curia, la burocracia central del Vaticano.

También se ha visto sacudida por la rivalidad de otras iglesias, el avance del laicismo, especialmente en Europa, y los problemas en la gestión del banco Vaticano.

Todos los prelados reunidos en la Capilla Sixtina fueron elegidos por Benedicto XVI o por Juan Pablo II.

(Reporte adicional de Naomi O'Leary, Philip Pullella, Crispian Balmer y Tom Heneghan. Editado por Javier Leira). / Reuters.

Post relacionados:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.