jueves, 14 de marzo de 2013

¿Pasará lo mismo en Argentina, como lo que pasó con Polonia?

Visto en CNN en Español.

En el año 1978 Karol Jozef Wojtyla fue elegido Papa, eligió el nombre de Juan Pablo II, querido y recordado. Oriundo de Wadowice, Polonia. Fue el 264º Papa de la Iglesia católica y jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, hasta su fallecimiento el 2 de abril de 2005.

En 1978 Polonia estaba sometida tras la terrible cortina de hierro impuesta por los comunistas soviéticos a todas las naciones subyugadas por ellos en el este de Europa finalizada la Segunda Guerra Mundial. Polonia se presentaba como la República Popular de Polonia bajo la influencia soviética e imperaba el comunismo, pero el nombramiento inesperado de Juan Pablo II "tuvo un efecto electrizante sobre la oposición al comunismo en Polonia".

En agosto de 1980, se produjo una oleada de manifestaciones lideradas, entre otros, por el electricista Lech Wałęsa, fundador del sindicato independiente Solidaridad, y fue el principio del fin del comunismo en Polonia.
"Con las reformas de Mijaíl Gorbachov en la Unión Soviética, el aumento de la presión de la Iglesia Católica y de los sindicatos, junto a la masiva deuda externa, el gobierno de los comunistas se vio obligado a negociar con la oposición. En 1988, la Mesa de Negociaciones alteró radicalmente la estructura del gobierno polaco y de su sociedad. En abril de 1989, Solidaridad fue legalizada y se le permitió participar en las siguientes elecciones. Sus candidatos obtuvieron la victoria. En 1990, Jarurelski renunció a su mandato. Le sucedió Lech Wałęsa en diciembre. Hacia finales de agosto del siguiente año, ya se había formado el gobierno de Solidaridad, y en diciembre Wałęsa fue elegido presidente transformándose la República Popular de Polonia en la República de Polonia" (Wikipedia).
El nuevo gobierno fue apoyado por las potencias occidentales y la Iglesia Católica, que logró influir en el proceso, a través de sus líderes, afianzó la restauración de las libertades democráticas, así como al capitalismo y el libre mercado como bases del sistema económico, bajo un régimen multipartidista electoral parlamentario, dando lugar al moderno Estado polaco, que cambió su nombre oficial a República de Polonia

Entre los años 2000 y 2004, Polonia solucionó en parte sus principales problemas macroeconómicos —déficit elevado y una inflación muy fluctuante—, lo que le permitió ingresar en la Unión Europea, y está llamada a ser un miembro de gran importancia.
"La economía polaca es hoy una de las más dinámicas de Europa y es el único estado europeo que no ha conocido la recesión durante la crisis de 2008-2011. A pesar de la crisis económica, la economía polaca está creciendo a un 1,7% (Q3 2009), lo cuál es el mejor resultado en la Unión Europea" (Wikipedia).
Es un País sólido con una economía interesante, según su PIB (PPA) ocupa la posición 19ª con US$ 802,1 millones (2012), y según su PIB (nominal) ocupa la posición 20ª con US$ 531,8 millones (2012) y un PIB per cápita de US$ 14.039. Con un Indice de Desarrollo Humano (0,813) muy alto, que la ubica en la 39ª posición.

Ayer tuvimos la gracia que se ha elegido a un nuevo Papa que dirigirá nuestra Iglesia Católica. El Cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio ha elegido llamarse Francisco. "Sus primeros momentos como Papa recordaron a aquellos de Juan Pablo II, cuyo calor humano relució cuando salió al balcón en 1978" (WSJ).

Fue imposible no hacernos la consulta ¿pasará lo mismo en Argentina, como lo que pasó con Polonia?.

Post relacionados:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.