domingo, 17 de febrero de 2013

Sobre la meritocracia en la educación y los métodos basados en el mérito

Mapa del Ranking de Competitividad Global 2012-2013 -World Economic Forum.
Acabo de leer un muy interesante artículo en el diario La Nación. Trata sobre los métodos basados en el mérito en la educación y en las sociedades. La etimología del término meritocracia señala que viene de los términos "mérito", reconocimiento, y "cracia",  fuerza. Un posicionamiento basado en el mérito.
Meritocracia en crisis: ¿El fin de una utopía equivocada?.- "Sueño de toda sociedad ilusionada con un sistema justo de posicionamiento social, hoy el modelo educativo meritocrático está en el banquillo de los acusados, cuestionado por elitista e inequitativo; pero, ¿es necesario renunciar a la meritocracia en pos de la inclusión?". Por Luciana Vázquez para La Nación.
No pocas veces he comentado que entre los dichos de mis mayores, había uno que decía "al que quiere celeste, que le cueste", en el sentido que había que esforzarse para merecerlo, y seguramente moriré pensando y viviendo en esta línea, por lo que cae de cajón que en mi familia todo ese tema del mérito nunca fue, ni es una utopía.

Destaco varios puntos de la nota de La Nación, en particular algunas explicaciones del sociólogo francés François Dubet, como la que indica que "una sociedad meritocrática es en principio más justa que una sociedad de herencia", en el sentido que "es más justo alcanzar un trabajo o un cargo público en función del mérito que en función del apellido o la fortuna".

La nota apunta fundamentalmente a lo que está pasando en los sistemas educativos, particularmente el nuestro, enmarcado en una política señalada como "populista" por sus críticos. 

La principal crítica al modelo meritocrático que se hace en la nota, en mi opinión, es a las consecuencias prácticas del modelo: "En casi todos los países del mundo que enfatizan la meritocracia, cerca de un cuarto de los alumnos es totalmente abandonado. Esos alumnos van a ser condenados al desempleo, la violencia, la delincuencia, el narcotráfico", según el sociólogo francés.

Me parece que no hay que abandonar la meritocracia en la educación, sino ocuparse correctamente para que ese cerca de un cuarto de los alumnos no quede "totalmente abandonado", y no queden "condenados al desempleo, la violencia, la delincuencia, el narcotráfico". Y para ésto se debe trabajar para mejorar a la sociedad.

La educación de los niños comienza realmente mucho antes que vayan a la escuela, comienza en el ceno familiar y está marcado significativamente con la educación de la madre. Como decían antaño a la semilla hay que echarla en buena tierra, por eso hay primero que mejorarla para que esté preparada.

No hay que olvidarse que vivimos en un mundo cada vez más chico y con sociedades cada vez más competitivos. La competitividad es un factor determinante en todos los sectores que hacen a las economías. Y es el mérito el principal calificador en éstos modelos.

Es una opinión personal, no soy experto en sociología ni en educación, y en gran medida lo que aprendí se lo debo al gran esfuerzo de mis padres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.