jueves, 7 de febrero de 2013

Argentina ¿cambiaremos algún día?

Hoy un amigo me envió por correo-e la una opinión de Carlos Escudé, publicada en el diario La Nación el mes pasado. Confieso que no tengo como lectura habitual las opiniones del Sr. Escudé, y la realidad de su análisis me sorprendió.

La nota se titula ¿Somos un protectorado de Chile y Brasil?, y hace un análisis de la triste situación por la que viene pasando nuestra Armada, que según él "representa la dimensión naval de una decadencia nacional".

Hace una relación con lo que está pasando con las armadas y los presupuestos de defensa de los países vecinos, en especial con los de Chile y Brasil. Todo interesante de leer y considerar.

Según señala el señor Escudé estamos en una situación casi de indefensión, dice: "hemos optado por un modelo que nos impediría defendernos durante más de 24 horas de un vecino como Paraguay".

Lo más grave es que al final de su análisis señala que "Argentina es actualmente un protectorado de Brasil y Chile", y consulta: ¿Sobrevivirá medio siglo con sus límites actuales?.

Aunque puede sorprender la consulta, considero que no debe ser considerada esa posibilidad increíble. Fíjense el devenir de Argentina, alguna vez fuimos el cuarto País del Mundo, y hoy seguimos en el tobogán bajando y bajando. Cuando busquen a los responsables de ésta situación, no hay que mirar para afuera, nosotros, la propia sociedad de éste País es la responsable. "Se hace camino al andar". Recuerden que los mediocres son los que viven señalando a otros por sus propios errores.

Somos una sociedad mediocre, llena de errores, no nos engañemos. No me sorprendería para nada que en algún momento nos enteremos de algún movimiento regional secesionista.

Pero se puede cambiar. Me parece que si queremos recuperar el "destino de grandeza" que nos propusimos al construir éste País, debemos cambiar hacia la dirección y proceder de manera correcta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.