viernes, 25 de enero de 2013

Sobre uno de esos malos hábitos que adquirimos

Best Smartphone by GSMA
Foto: "Best Smartphone by GSMA" ©Todos los derechos reservados.
¡Fíjate en mí y no en tu smartphone!.- "Una de las consecuencias más notorias de la aparición de los smartphones y demás dispositivos móviles es el impacto que han tenido en nuestra vida social y no hablo de la gran conectividad que este objeto omnipresente nos otorga. ¿Hay algo peor que ese ojo que se desliza impunemente hacia la mano que sujeta el teléfono mientras mantenemos una conversación?". Por Anahí Aradas para BBC Mundo Tecnología.

Un interesante artículo, lectura recomendada. Y la verdad es que si, muchas veces nos incomodamos cuando, en medio de una conversación o compartiendo un almuerzo o cena, la persona con quien estás hablando le presta más atención al smartphone que a lo que uno está diciendo.

Aunque trato de no hacerlo, no pocas veces fui el irrespetuoso al atender un mensaje o el chat mientras estaba con otras personas. Por citar un caso, varias veces he notado a mis padres u otras personas mayores fruncir el ceño ante falta de respeto.

Alguna vez comentamos por aquí y allá sobre la importancia de apagar el celular en momentos especiales, como cuando vamos a misa por respeto a donde estamos y a los demás. Me parece que debemos hacer lo posible por que no se nos pegue esos malos hábitos que molestan.

Todas las fotografías con Todos los derechos reservados por Jorge S. King© 2007-2013 Absténgase de utilizarlas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario tenga en cuenta que no se permitirán comentarios que:
- sean anónimos y/o posean sólo un nickname.
- no estén vinculados a una cuenta.
- posean links promocionando páginas y/o sitios
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Este Blog ni su autor tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. De todas maneras, por responsabilidad editorial me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios que considere inadecuados, abusivos, injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.